Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
La Fórmula de la Felicidad: El poder de lo positivo
Columna semanal
Óscar García
21/03/2020
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Compartir por redes sociales el sentir de mis amigos que viven en Italia y España ha sido un retador encuentro con la vulnerabilidad de los seres humanos. Por instantes mi creatividad es insuficiente, confieso que no encuentro las palabras correctas para generarles emociones positivas que ayuden en mitigar tan dolorosos momentos.

Hoy estamos celebrando la llegada de la primavera con escenas que sólo la imaginación de un director de cine, bajo el guion de un escritor de dramas apocalípticos, es capaz de llevar a la pantalla o nuestros televisores.

Calles vacías, fronteras cerradas y no por las típicas guerras para conquistar o perseguir el poder o el petróleo, sino por la infalibilidad de un contacto que transmita un virus, hasta hace pocos meses desconocido

Hoy se están apagando luces de industrias, tiendas, centros comerciales y de entretenimiento, para encender la luz de los hogares. Ahí, los que pueden “quedarse en casa” esperan a los que tienen que seguir buscado el sustento o ayudando en farmacias, hospitales y tiendas de abastecimiento de comestibles, deseando que regresen, y regresen bien.

Diría un video compartido por mi líder: “Tres gotitas de mocos en el aire o nuestra ropa” nos han puesto a valorar de manera diferente lo que es importante y nuestra pirámide de valores. Cada vez más, los no creyentes, los incrédulos y los que buscan evadir una realidad, aceptan la vulnerabilidad propia de la vida y reconocemos juntos que siempre, pero siempre, la vida es primero y que todo demás son placeres, y son secundarios.

En estos momentos entendemos que para cuidar a los otros me tengo que cuidar yo, que requerimos para nuestra seguridad que mi vecino esté seguro, que no se contagie, que esté sano para mi propia tranquilidad.

Hoy regresamos a los hábitos de cuidar el correcto lavado de manos, algunos casi nos hemos vuelto dependientes del gel antibacterial, buscamos desesperados la perfecta sanitización de los lugares que frecuentamos. Nuevamente la crisis nos transforma en seres solidarios, unidos en oración, esperanzados del tratamiento salvador, de la vacuna que detenga la curva de contagios.

Pareciera que la adversidad nos puso de acuerdo para buscar ser mejores juntos. Me enchina la piel la escena acordada para todas las noches, cuando los españoles, puntualmente a las 20:00 horas, salen y brindan un aplauso a los trabajadores de la salud que luchan sin freno por salvar la vida de los infectados.

Me conmueve, porque es muy emocionante, escuchar a la soprano Begoña Alberdi en el balcón de su casa en Barcelona cantando para sus vecinos, con su pequeño hijo sosteniendo el amplificador del audio, y gritar otra, otra, cuando termina su interpretación. Me retan mis maestros y compañeros de la maestría en Psicología Positiva Aplicada quienes, desafiando las distancias y aprovechando los recursos tecnológicos, ofrecen transmitir de forma gratuita pequeños videos, talleres de mindfulness, conversaciones positivas, recetas de cocina y hasta conversaciones uno a uno para afrontar mejor el estrés que surge de esta inesperada pandemia.

Parafraseo a mi mentora Marisa Salanova en su video corto del jueves 19 de marzo, donde nos hablaba del Optimismo Inteligente, “característico de las personas que están orientadas a la acción, a conseguir objetivos. Son seres humanos con una predisposición hacia el futuro, que creen que las cosas van a ir bien, con la capacidad de fijarse objetivos realistas, pero a la vez desafiantes”.

Se entrelazan en mis pensamientos comentarios firmes donde se establece que el optimismo es mucho más efectivo en la incertidumbre y en la adversidad, porque el optimista no niega la realidad, sino que la acepta y se compromete en un plan de acción para llegar a sus objetivos. El optimista no busca culpables, busca soluciones; no se pierde en la queja, se hace cargo de la situación que le toca vivir, enfocando toda su energía desde una cultura apreciativa a cómo desea vivir.

¿Y tú? ¿Cómo deseas vivir esta experiencia inesperada y retadora? ¿Ya tienes tu plan?

Te invito a que juntos descubramos en la adversidad el poder de lo positivo y lo pongamos en práctica en estos momentos de incertidumbre.

Seguimos conectados a través de mi página @LicOscarGarciaCoach.

 

 

 

 

 

 

 

 

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades