Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Con chile del que pica
La temporalidad del pan de muerto
¿Qué de especial tendría el delicioso pavo o pierna navideños si lo comiéramos todo el año?
Atenea Mar
31/10/2017 | 10:58 AM
Marcar como favorita

Desde el inicio del mes, y tal vez un poco antes, empezamos a ver cómo los establecimientos se comenzaron a llenar con decoración referente a Día de Muertos; ya estamos acostumbrados a que en los supermercados, pasando el 16 de septiembre, colocan los productos de Halloween y una vez que inicia noviembre podemos ya encontrar las decoraciones navideñas.

Desde el punto de vista de la decoración, puedo hacer un esfuerzo por entender que vendan estos productos con tanta anticipación; finalmente uno tiene que distribuir sus gastos y tal vez una quincena no es suficiente para dejar la casa linda y adornada; pero cuando se me ponen los cabellos de punta es cuando veo pan de muerto todo octubre y rosca de reyes aun en los finales de enero.

Y es que creo que debemos respetar la temporalidad de nuestras tradiciones.

¿Qué de especial tendría el delicioso pavo o pierna navideños si lo comiéramos todo el año?

Además, la comida en las fiestas cumple muchos objetivos, uno de ellos es que son símbolos de nuestra tradición; por ejemplo, el pan de muerto es una representación de los sacrificios prehispánicos, una vez llegados los españoles y horrorizados por nuestra forma de rendir tributo a los dioses, decidieron que una forma bonita de simbolizar esos corazones sangrientos podía ser un pan espolvoreado con una azúcar roja, lindo ¿no? No podían quitarnos ese vinculo tan especial que tenemos como mexicanos con la muerte, nos comemos a la muerte, nos reímos de ella a modo de desafío.

Las familias nos reunimos para celebrar nuestras tradiciones -o al menos todavía quedamos muchas que lo hacemos; nos reunimos en fechas específicas, nuestras fiestas importantes son en su mayoría días de asueto, el asueto como símbolo de la importancia que tiene la fecha para la sociedad y cultura; ¿qué de especial haremos el Día de Muertos con nuestras familias si llevamos todo el mes comiendo el pan? ¿Cómo transmitimos a los niños la importancia de nuestras fiestas si no guardamos nada especial para esos días?

En el pan de muerto tradicional existen los que representan la figura humana, el mas común que es el redondo y otros que representan figuras de animales; tienen unos “huesitos” arriba que pueden simbolizar unos brazos cruzados sobre el pecho o los cuatro rumbos del universo (puntos cardinales) y el sabor a azahar es por el recuerdo de los ya fallecidos.

Tratemos de respetar el pan de muerto como tradicionalmente es, esto viene porque últimamente se acostumbran los rellenos; ya sea de crema pastelera, chocolate, dulce de calabaza, queso crema y otras deformaciones gastronómicas como la malteada o el helado de pan de muerto, ¡por favor, no! Ya hablaremos más adelante de estas presunciones culinarias.

Festejemos como queramos, pero tratemos de preservar nuestras tradiciones, inspirar el sentido de pertenencia en los niños a esta hermosa cultura de la que somos parte y aprovechemos estos días para unirnos más como mexicanos y como familia.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Recomendamos para ti

Oportunidades