Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Norma Patricia Muñoz Sevilla / bióloga y científica
'Litoral no es sitio para industria de gas natural'
La científica considera que la ubicación de la planta de amoniaco de Topolobampo sobre el Sitio Ramsar, es una mala referencia, porque invita al resto de la industria a afectar el ecosistema
Gabriela Soto
16/11/2016 | 02:00 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

CIUDAD DE MÉXICO._ El litoral sinaloense no es el sitio óptimo para el desarrollo de la industria derivada del gas natural.

 

Los proyectos industriales que se conectarán al gasoducto, según los planes del Gobierno federal y estatal, deberían construirse lejos de los ecosistemas marinos y terrestres.

 

Esa es la conclusión de Norma Patricia Muñoz Sevilla, doctora en Oceanografía Biológica por la Universidad d'Aix-Marseille II, en Francia, y ex directora y ahora investigadora del Centro Interdisciplinario de Investigaciones sobre Medio Ambiente y Desarrollo que pertenece al Instituto Politécnico Nacional.

 

La investigadora se opone a que una de las fábricas de producción de amoniaco anhidro más grande de Latinoamérica se construya sobre una fracción del noveno humedal más importante de México, en el Sitio Ramsar conformado por el sistema de lagunas Santa María, Topolobampo y Ohuira, al norte de Sinaloa.

 

La obra es construida por la empresa Gas y Petroquímica de Occidente S.A. de C.V., en sociedad con ProMan México.

 

El proyecto fue creado por el ex Gobernador y ex Senador de la República priista, Francisco Labastida Ochoa, a través de su despacho Consultores en Desarrollo, Economía y Finanzas. Ahora es promovido por su hijo Francisco Labastida Gómez de la Torre, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico y el Gobernador Mario López Valdez.

 

Desde su oficina ubicada en la Ciudad de México, la científica que viste un traje típico mexicano con toques rojos, considera que la instalación de la planta de fertilizantes dentro del humedal protegido por la legislación internacional, invita que otras industrias que quieran invertir en Sinaloa, puedan instalarse sobre los ecosistemas marinos.

 

La ubicación de la planta de amoniaco es una mala referencia, advierte.

 

"El litoral nunca ha sido una zona muy buena para hacer ese tipo de desarrollos industriales porque tarde que temprano llegan a afectar", dijo.

 

"De tal manera, que puede ser un poquito atrás del litoral, no tiene por qué ser el litoral; el litoral tiene que ser para otro uso", defiende.

 

 

- La planta es el primer proyecto que viene jalado por el gasoducto, de seguir las cosas igual, ¿qué significa ese antecedente de la planta ante la posible industrialización del litoral sinaloense?

 

 

Lo que puede suceder es la historia del sapito, entre brinquito y brinquito, ahorita hice un brinquito y no pasó nada; o pasó y lo libré, pues al rato otro esfuerzo y hay otro. Entonces, el peligro es que no tengamos proyectos bien fundamentados, bien desarrollados, con los beneficios que estamos buscando: sociales, ambientales y económicos, y que el día de mañana tengamos una gran cantidad porque, miren, aquí ya pasó una vez, ya pasó dos, ya pasó tres. Dicen que el que da el primer golpe da 20 si yo no digo nada. Creo que hay que hacerle entender, no sé cómo venga el nuevo Gobierno en el Estado de Sinaloa, pero hay que dialogar mucho con ellos, darles realmente una información veraz, científica, probada...

 

 

 

Muñoz Sevilla es una científica con estudios y experiencia en foros y universidades internacionales. Tiene un Posdoctorado en Bioquímica Marina en la Escuela Práctica de Altos Estudios de París.

 

En su trayectoria profesional, ha colaborado en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, sobre el Ordenamiento Ecológico Marino y Regional del Golfo de México y el Plan de Acción Regional de la Península de Yucatán. También es consultora ante la UNESCO para proteger el Golfo de México.

 

Desarrolló el Observatorio de los Mares y Costas Jacques Yves Cousteau, junto con la Embajada de Francia, la Semarnat y otras instituciones gubernamentales y científicas.

 

Pero su experiencia también la ha llevado a conocer la geografía sinaloense, al realizar investigaciones en el CIIDIR Sinaloa, que es una extensión del IPN en Guasave.

 

El jueves, Muñoz Sevilla entregó en representación del jurado calificador del Premio Nacional de Divulgación Periodística en Sustentabilidad 2016, que otorga la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y la industria Coca Cola, un galardón a la investigación "Ohuira: una reserva amenazada por el influyentismo" que publicó Noroeste.

 

 

 

El efecto multiplicador

 

 

 

La especialista contradice la versión oficial del Gobierno de Sinaloa: la construcción de la fábrica de amoniaco en el Sitio Ramsar sí afectará a las aves, especies marinas y flora que habita en el humedal.

 

"El que yo destruya una pequeña superficie de esa enorme superficie es un efecto multiplicador. Estoy rompiendo el equilibrio, estoy rompiendo el ecosistema, estoy impidiendo muchas cosas que no importa que sea un pedacito (del ecosistema)", contradice.

 

"El ecosistema y los ecosistemas no son indivisibles, yo no puedo decir aquí empieza el ecosistema fulanito y aquí empieza la bahía y aquí empieza el otro. ¡No! Todo está interconectado, ¿por qué recibimos arenas del Sahara en Canadá? Porque todo está interconectado...", mencionó.

 

"El planeta no es algo que esté fragmentado... Por eso, los esfuerzos internacionales en la protección de algunos recursos, particularmente los más frágiles, los que requerimos más, porque todo es como una cadena", sostiene.

 

Al dañar un elemento que pertenece al ecosistema, la afectación se multiplicará y afectará al resto de los seres que viven ahí, alerta Muñoz Sevilla.

 

"Si yo no tengo un sitio con buena calidad de agua, pues todos aquellos organismos que ahí se reproducen van a dejar de existir; si yo no tengo un buen sitio de anidación, el caso también de los manglares, pues todas las especies de interés comercial que llegan y ponen sus huevos, empiezan a crecer los organismos y vuelven a salir al mar, pues entonces tampoco va a haber pesca", comentó.

 

"Y si no hay pesca y si no hay organismos ahí, las aves marinas tampoco van a llegar, ¿a qué van a llegar a un lugar donde ya no hay nada?", cuestionó.

 

"Tenemos que tener un cuidado con los sitios Ramsar, generalmente a nuestras costas que están asociadas a los manglares, el manglar también es un depurador, el manglar todo lo que viene en los drenes lo depuran, particularmente por ejemplo materiales pesados, algunos otros elementos químicos...", convoca.

 

 

 

La economía en sacrificio de la naturaleza

 

 

 

Con la autorización que concedió el Gobierno mexicano a que se instale la planta de amoniaco en el humedal protegido, Sinaloa repite el patrón de lo que México ha hecho en la historia: privilegiar los proyectos económicos en sacrificio de la naturaleza, critica Muñoz Sevilla.

 

Y lanza la pregunta: ¿por qué los inversionistas eligieron el Sitio Ramsar para edificar la fábrica de fertilizantes?

 

"Quizá el razonamiento de tenerlo cerca de la costa fue justamente, directamente, pues mandar un ducto a través del cual yo pegadito, tengo un menor costo, tengo mi muelle, pegadito, y pues todo eso me va a costar menos", manifestó.

 

"En aras de hacer bien las cosas debemos pensar en hacerlo tierra adentro donde podemos tener un menor impacto y donde aprovechar la infraestructura ya construida en Topolobampo para poder sacar nuestro producto a donde lo querramos enviar; pero no hacer mi casa, mi muelle, mi barquito, mi todo ahí en beneficio propio y no considerar lo que tenemos alrededor, el entorno es muy importante", critica.

 

- ¿Estamos hablando de dinero?

 

 

Para mí, la parte económica es la que está aquí privando en este proyecto más que

la parte obviamente ambiental...

 

 

 

Reubicar la planta

 

 

 

El daño que la planta de fertilizantes ocasionará al humedal será devastador e inmediato, expone la científica.

 

"Es evidente que el problema será el impacto grave al ecosistema y el impacto puede ser inmediato o mediato, es decir, puede haber impactos que ahorita no estamos viendo, pero que se pueden prever por el tipo de manejo que se puede dar en la planta y que el día de mañana puedan ocasionar un problema grave. Y digo mañana en lo inmediato, no crean que mañana dentro de 50 años", alerta.

 

Aunque está a favor del desarrollo del proyecto de inversión económica, sugiere que la nave industrial debería reubicarse hacia los terrenos desocupados que se localizan cerca del Aeropuerto Internacional de Ahome.

 

"Un proyecto de este tipo, ¿tenemos que hacerlo?, sí; ¿se requiere?, sí; ¿pero en dónde lo vamos hacer?, ¿en dónde lo vamos a ubicar para que el impacto ambiental sea el menor?", pregunta.

 

"Nunca vamos a tener un proyecto de impacto cero, eso es definitivo; pero sí podemos tener un proyecto con un impacto mucho menor que cualquier otro que se ha hecho, tampoco diría a la ligera, pero que no considerando los factores, todos los factores sobre la mesa que no son solamente los económicos", dijo.

 

"El mundo no se debe de regir únicamente por la parte económica, nos tenemos que regir por la parte ambiental y por la parte de la sociedad, hoy en día muy olvidada en todos los proyectos", expone.

 

Aún cuando reubicar la planta de fertilizantes implique al empresario inversionista gastar más en conectarse al gasoducto y enviar su producto final al puerto de Topolobampo, debe realizarse para no afectar al medio ambiente, opina la galardonada con la insignia de Caballero de la Orden de las Palmas Académicas, en Francia.

 

"No debemos cerrarnos a la evidencia, debemos verdaderamente dialogar, discutir, ver si me va a costar 1.50 pesos en igual de un peso, pues tendré que hacerlo, si realmente quiero el día de mañana tener una empresa productiva de esa envergadura".

 

Muñoz Sevilla afirma que es una bióloga que está a favor del desarrollo de proyectos productivos económicos, sin embargo éstos deben ser más amables con el medio ambiente.

 

"El desarrollo de hoy en día tiene que ser un desarrollo consciente, adecuado, en el proyecto y el plan ganar-ganar: gana el empresario, gana la sociedad, gana la parte ambiental, que fundamentalmente son los tres pilares del desarrollo sustentable".

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades