Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
EMPRENDEDORES
NEGOCIOS / Createch, la empresa que nació sin dinero y con puro café; hoy vende paneles solares
Cristhian, Ángel y Ful. Dejaron todo para perseguir el sueño de crear un negocio rentable y al mismo tiempo ayudar a cuidar el entorno ecológico
Shanney Gastelúm
21/05/2018
Compartida 104 veces
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

En Sinaloa hay una empresa que vende paneles solares, se llama Createch Energías, la fundaron tres amigos, Cristhian, Ángel y Ful. Dejaron todo para perseguir el sueño de crear un negocio rentable y al mismo tiempo ayudar al medio ambiente.

VIDEO

La empresa instala paneles solares en hogares y negocios, lo que significa un ahorro para las familias y empresarios que contratan el servicio, pues Createch Energías tiene un convenio con la Comisión Federal de Electricidad, de tal modo que la energía que se genera con el sistema de paneles reduce el gasto ante la CFE y además, el excedente se abona a favor en el próximo recibo.

Cristhian y Ángel son originarios de Culiacán, se conocieron en la secundaria, luego conocieron a Ful en Ciudad Obregón, de donde él es originario, esto mientras los tres cursaban la ingeniería en Mecatrónica en la universidad La Salle.

 

 

La decisión

Ángel y Cristhian cuentan que sus inicios no fueron sencillos, pues desde 2013 tenían la idea de crear algo propio pero no sabían exactamente qué, ni cómo lo harían.

"La idea era hacer algo, al principio no estaba bien definido que iba a ser, pero sí estaba fuerte esto de hacer algo. Vimos una parte de seguridad y otras industrias, nos sentamos a platicar y decíamos que algún día íbamos a darle y en una plática salió el tema de la energía solar", comenta Ángel.

Fue esa plática entre amigos la que cambió todo. En ese momento cada uno se encontraba en diferentes partes del país, Ángel en Querétaro, Ful en Saltillo y Cristhian en Obregón, los tres trabajando en sectores de la industria muy diferentes.

La idea de crear algo propio siguió por varios meses, tenían reuniones y hasta hicieron un plan de negocios, pero por las dudas y miedos de aventurarse en algo nuevo y de dejar sus trabajos no se arriesgaban.

Entonces tuvieron una reunión decisiva en el ahora extinto Café Veracruz, en la plaza del Tec de Monterrey en Culiacán, la idea, platicar del proyecto donde compartieron sobre lo que habían vivido y aprendido en los sectores en los que se desempeñaban en aquel tiempo.

"En ese momento, en noviembre del 2013, nuestros caminos eran muy diferentes, Ful era gerente en una planta de producción de gallinas ponedoras de Bachoco, yo estaba como ingeniero de ventas en Querétaro vendiendo equipo de automatización para industrias y Ángel estaba en Packing, era de producción de una cerveza que se mandaba a Estados Unidos en Grupo Modelo", recuerda Cristhian.

Cómo Ángel estaba desempleado, Ful decidió renunciar dos semanas más tarde y Cristhian decidió esperarse a sus utilidades y desertó a su trabajo cuatro meses después, para ahora sí comenzar con el proyecto.

Vía llamadas e internet empezaron a ver proveedores y a ponerse de acuerdo sobre lo que se necesitaba.

La siguiente reunión fue el 5 de mayo del 2014, cuando inició de manera oficial su primer proyecto, en Createch Energías ya tenían un cliente, era la abuela de Ful.

"Nos reunimos oficialmente un 5 de mayo para nuestro primer proyecto. Nuestro primer cliente fue la abuela de Ful. Lo que creemos es, que si tú no le puedes vender ni a tu familia, cómo le quieres vender a las demás personas; y es que en un inicio nadie te conoce", cuenta Cristhian.

 

 

Los retos

Los tres emprendedores tenían bien claro a dónde querían llegar, pero en esos momentos tuvieron que afrontar varios retos, el principal: la familia.

"Lo primero es que aquí en México la mayoría de las empresas son familiares, y que te asocies con un amigo crea algo de ruido. Que te digan ¿por qué con él? y pues tú dices, porque es el que me inspiró confianza, es mi amigo de toda la vida, Ful también fue mi amigo de toda la carrera y existe un lazo de confianza, de honestidad natural, sin fingimientos", señala Cristhian.

El primer año no cobraron mucho porque trabajaron con 5 proyectos de conocidos y familia, no había oficina, solo tenían una computadora y café.

Así continuaron el primer año y medio, los tres cotizaban, vendían e instalaban el equipo sin ganar un sueldo fijo, todo el dinero que ingresaba, de inmediato se destinaba para invertir en material y capacitación.

"Primero hicimos 5 proyectos, y tuvimos la madurez de que toda la ganancia de esos proyectos dijimos: 'este dinero lo vamos a usar para capacitarnos y comprar herramientas, no que los viajes y esto, ¡no! lo vamos a invertir', lo sufrimos, pero tuvimos esa madurez de ser disciplinados", dijo Cristhian.

El primer año fue muy duro, provenían de familias acomodadas y estaban acostumbrados a gastar y viajar. La idea de buscarse un trabajo estable y abandonar el proyecto fue pensada en diversas ocasiones, hubo comentarios que en ocasiones trajeron dudas y más miedos, pero aprendieron a "hacer oídos sordos" a los comentarios negativos.

"En mi casa cuando yo les dije que íbamos a empezar este negocio me dijeron 'por qué no vas y te buscas un trabajo como la gente normal', literal. Y yo dije, pues no me interesa si me apoyas o no, yo lo voy a hacer", cuenta Cristhian

 

 

El emprender

Tres jóvenes sin empleo, sin dinero, con carencias, pero apostando todo por un sueño, que para muchos se veía imposible, sin embargo, en ese momento ellos ya tenían tiempo y ganas de trabajar.

Aunque fueron a algunas conferencias de emprendimiento donde les aconsejaron proyectarse e invertir grandes sumas de dinero para empezar, su situación fue diferente, al iniciar desde cero aprendieron que para crear un negocio no se necesita tener todas las condiciones, ni mucho dinero, si no dedicarle tiempo y trabajar con lo que se tiene.

"Hay un tabú de que necesitas dinero para iniciar un negocio, eso no es cierto, lo que ocupas es trabajo y tiempo, el dinero va a llegar solo o buscaras cómo conseguirlo. Si uno quiere trabajar y sabiendo trabajar, tú puedes conseguir los medios, dinero, herramientas y conocimientos para empezar", señala Cristhian.

También se dieron cuenta de lo más importante, aún más que los medios, es saber hacia dónde vas, tener un plan y seguirlo.

Los tres ingenieros, dicen ser de mente fría, lo que les ha ayudado a llevar una buena relación en la que se basan en los números y hechos para tomar decisiones y no desviarse de la meta.

"Creo que lo más lógico es planear, está bien hacerlo, pero el rollo es saber a dónde quieres llegar, si tú dices: 'yo quiero empezar como Mark Zuckerberg', pues el rollo no es así, ni él empezó así. La idea es empezar ya, no esperes tener las condiciones, si no empieza", aconseja Ángel.

Ellos creen que el crecimiento se logró gracias a la suma de muchas cosas, una de ellas, dice Cristhian que es la necedad.

"A veces uno peca de necio, pero, cuando la gente te llena de comentario negativos y te quita el aliento, ahí sí la cuestión de emprender sí va ligado a la necedad, y si tienes una idea y quieres emprenderla, lo mínimo que debes exigirte es terquearle hasta que compruebes que funciona o no", advierte.

 

 

La visión ¿Por qué energía solar?

Ángel y Ful siempre tuvieron un interés particular en el cuidado del medio ambiente, Cristhian bromea diciendo que siempre han sido "medio hippies".

Con la nueva Reforma Energética se abrían grandes posibilidades para que las empresas privadas entraran en el negocio de generación de energía, y fue ahí que se dieron cuenta se encontraban en un momento decisivo.

Después de pensar por un tiempo en la idea de las energías renovables, llegaron a la conclusión de que la energía solar es la que se encuentra en casi cualquier lugar, de forma más constante y duradera que la energía eólica o la hidroeléctrica.

Ángel narra que desde pequeño su mamá siempre les inculcó cuidar el medio ambiente, sin embargo, el interés surgió a raíz de un proyecto en el que participó, donde aprendió cómo se desarrollaba la energía solar, lo que lo llevó a investigar más sobre el tema.

"Me llamó la atención e investigando un poco más el mercado y cómo se encontraba, era increíble todo lo que se venía. Platicando con ellos (sus socios), aun viendo otras alternativas como incluso el ramo de seguridad, pusimos todo sobre la mesa y vimos que era rentable, pero también es algo para bien, ayudas el ambiente y te diviertes, todos ganan", cuenta.

Explican que el 70 por ciento de la energía que se consume en el país es a base de energías fósiles y el 15 por ciento de energías renovables temporales, como la hidroeléctrica que funciona solo cuando hay agua en las presas y la eólica, solo cuando hay aire, la meta es lograr reducir la dependencia de los combustibles fósiles en lo que buscan contribuir con su empresa.

 

Los ideales y el éxito

Actualmente Createch es una empresa sólida, con presencia en varios estados de la República, la clave de su éxito es la honestidad y la comunicación, pues hasta el día de hoy es lo que les ha ayudado a vencer dificultades hasta en los momentos más difíciles

Sus ideales se definen como "ganar-ganar", procuran siempre mantenerse en comunicación y ser transparentes sobre lo que piensan.

"¿Ideales como empresa? el primero es ganar–ganar, que todos ganen, nosotros como empresa, los clientes, los contratistas, el medio ambiente, nuestros empleados y todo el mundo debe ganar. Es decir, nosotros no somos un negocio sin que todos los involucrados salgan ganando", mencionó Cristhian.

Dicen que siempre piensan en las necesidades de los clientes, buscan ser honestos y decir la verdad, aunque signifique perder una venta y aunque es algo que pareciera contrario, lo ven como un éxito, pues creen que el ser honestos les ha dado frutos con clientes que los recomiendan o regresan tiempo después para crear nuevos proyectos.

"Hay personas que son 'exitosas' porque tienen mucho dinero, pero en realidad están amargadas y tristes. Nos consideramos una empresa exitosa, porque hemos podido lograr nuestros ideales, que nuestros empleados estén satisfechos y reconocidos porque nosotros valoramos su trabajo", dice Ángel.

Para Createch Energías el éxito significa ponerse nuevos retos, seguir creciendo y mejorando la calidad de sus servicios.

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades