Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Planta de amoniaco no cumple con legalidad para instalarse donde está: Gerardo Peña
El ex Diputado federal e integrante del colectivo 'Aquí No', presentó oficios de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas dirigidos a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en los que se habría recomendado, previamente, no autorizar la instalación de la planta en el sitio que se ubica
Carlos Bojórquez
15/05/2019 | 4:52 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

LOS MOCHIS._ Con documentos en la mano, Gerardo Peña Avilés aseveró que la planta de amoniaco que se pretende construir en Topolobampo no cumple con la legalidad para instalarse en ese sitio.

El ex Diputado federal e integrante del colectivo 'Aquí No', presentó oficios de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas dirigidos a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en los que se habría recomendado, previamente, no autorizar la instalación de la planta en el sitio que se ubica.

En la recomendación para la Manifestación de Impacto Ambiental, la Conanp señala que "el proyecto no se ubica dentro del Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California, sin embargo, se encuentra localizado dentro del polígono del Sitio Ramsar Lagunas de Santa María-Topolobampo-Ohuira'.

En la conclusión, firmada por Carlos Castillo Sánchez, entonces director de la Región Noroeste de Conanp, se recomienda que el proyecto de la planta de amoniaco 'NO SEA AUTORIZADO debido a que su desarrollo contravendría los numerales 4.5 y 4.16 de la NOM-022-SEMARNAT-2033; y el Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre'.

"Está ubicado en zona federal, completamente en el estero, en zona inundable. Tienen escrituras públicas, las hicieron de manera dolosa. A lo mejor para producir amoniaco son muy buenos, pero para elegir ubicaciones, totalmente erróneas, se apoyaron en corrupción, se apoyaron en mapacherías e ilegalidades, por eso están batallando, y no van a poder tener autorización oficial para eso, aunque digan que las tienen, pero son apócrifas, por eso están procediendo todos los amparos", expuso Peña Avilés.

El proyecto, desarrollado por Gas y Petroquímica de Occidente, subsidiaria de ProMan en México, contempla una inversión de 5 mil millones de pesos y planea producir dos mil 200 toneladas diarias de amoniaco anhidro.

Este martes, GPO difundió un comunicado en el que informaba sobre la visita a sus instalaciones por parte de un representante del Centro Mario Molina, para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente, institución que avalaba la construcción de la planta en Topolobampo, asegurando que 'cumple con los estándares nacionales e internacionales'.

"El proyecto puede cumplir con los estándares nacionales e internacionales, estándares de producción de amoniaco, no estoy seguro pero puede ser que sí. Con lo que no cumple es con la legalidad para ponerse en la ubicación donde está", refutó el ex Diputado federal, que fuera secretario de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales en la 62 Legislatura.

"A ellos no les importa el daño que hagan, y esas plantas donde se ponen, en cualquier parte del mundo, hacen daño. Aunque ellos digan que no. Para instalarse ocupan hacer corruptelas, ¿por qué no las hacen en Alemania?, ¿por qué no las hacen en Estados Unidos?, porque las normatividades de los países desarrollados ya no las quieren", sostuvo.

Peña Avilés lamentó que con el relleno en el terreno para construir la planta, ya se hayan reducido 27 hectáreas a un humedal donde se reproducen larvas de 100 especies marinas, y señaló que, por la invasión a su hábitat, las aves de la Isla de los Patos han empezado a emigrar a las pequeñas islas que se ubican en las inmediaciones del campo pesquero Lázaro Cárdenas.

"Definitivamente que va a haber un cambio en la temperatura del agua. En el proceso de enfriamiento de los equipos para producir el amoniaco van a matar permanentemente larvas, así como lo está haciendo la termoeléctrica, pero lo van a hacer tres veces o cuatro más. Tenemos un estudio que nos dice que van a afectar la producción de puro camarón en más de 500 toneladas al año, y ése es el sustento de muchas familias desde hace muchos años ahí", advirtió.

Cabe mencionar, que ante juzgados de Distrito están en proceso los juicios de amparo 724/2018-1, promovido por el Comisariado Ejidal y el Consejo de Vigilancia del Ejido El Muellecito; 528/2018-7B, promovido por la comunidad indígena de Lázaro Cárdenas; y 628/2018-2A, promovido por la comunidad del Campo Pesquero Paredones. Y en todos se ha concedido la suspensión provisional del proyecto.

Y aunque Gerardo Peña denunció recientemente que GPO estaba 'comprando conciencias', tratando de convencer a los quejosos de desistir en los juicios de amparo contra la construcción de la planta, confirmó que los amparos siguen vigentes, 'y vienen más'.

"Han logrado enganchar a dos o tres líderes, pero los mismos indígenas y los mismos pescadores están removiendo a sus líderes, o les están diciendo: ¡hey!, eso que declaraste es a título personal, no nos representes diciendo que todos estamos a favor de la planta. Están reaccionando en mayoría contra la planta, y esto no lo va a detener nadie, ya entendieron los pescadores que les va a ir muy mal en caso de que esto suceda", comentó.

RIESGOS SIEMPRE VA A HABER

Además del daño ambiental que podría generar la operación de la planta de amoniaco, Gerardo Peña Avilés insistió en que el riesgo de un accidente siempre estará latente.

"Siempre hay contingencias en las plantas de amoniaco, en promedio dos o tres al año, entonces, en una contingencia extrema de esa planta, con vientos hacia Los Mochis, nos lleva la tristeza hasta Mochicahui, y entre más cerquita estemos, más fácil de morir todos", apuntó.

En ese sentido, recordó lo ocurrido en noviembre, en las inmediaciones de Corerepe, cuando de una cisterna se fugaron cinco toneladas de amoniaco, produciendo una nube tóxica con un diámetro de kilómetro y medio.

"Afortunadamente no había viento, pero donde estaba la nube se murió todo lo vegetal y los chivitos y gallinas que no pudieron escapar de los corrales, y eso le puede pasar a los bebés, le puede pasar los minusválidos, y a los ancianos, y a los que nos agarre dormidos. Riesgos siempre va a haber, y ellos lo saben muy bien", dijo.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Recomendamos para ti

Oportunidades