Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Ricardo, el churrero al que extrañan niños y maestros de primaria Independencia, en Mazatlán
El vendedor de raspados y golosinas murió la mañana del miércoles arrollado por una camioneta, en Mazatlán; ya no llegó al que se había convertido en uno de sus mejores puntos de venta
Verenice Peraza
11/10/2018 | 1:25 PM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

En la primaria Independencia, de la colonia del mismo nombre, extrañan a don Ricardo García Rangel, “El señor de los churros” o “El raspadero”.

Y es que eso y más vendía en su moto colorada, esa que él forjó con sus propias manos, pues en su tiempo libre se dedicaba a realizar estructuras de acero.

Los cinco días de la semana llegaba puntual a la primaria que se había convertido en uno de sus mejores puntos de venta, justo antes de la salida de los niños.

Don Ricardo, a pesar de ser tan serio, conocía a los niños.

“Nos decía por mi nombre, yo ayer lo esperé para comprarle churritos y no llegó, dice mi mamá que se murió”, dijo Raúl “N”, de 9 años.

Tenía más de 10 años vendiendo dulces en esa escuela. Los maestros también lo extrañan.

“Salíamos con hambre y una chuchería suya nos la calmaba, en tiempo de más calor, mayo o junio, el raspado nos revivía”, comentó con tristeza una de las maestras.

Don Ricardo García Rangel, de 47 años, salió ayer de su casa ubicada en la calle Coyotitán, de Valles del Ejido, recargado de energía y con toda la fe de llevar el sustento a casa.

Con el apoyo de dos de sus cuatro hijos cargó su motocicleta.

Dice su esposa que estaba muy contento esa mañana.

“Mi esposo se fue muy contento y lleno de ilusiones, quería trabajar mucho para pasar Navidad en familia, ya que es de Torreón, y por los gastos de la escuela de los niños y la casa, no podíamos ir”, expresó en medio del llanto.

Alrededor de las 11:40 horas de ayer, justo a las afueras de una terminal de autobuses, sobre la carretera Internacional al norte, cerca de la clínica del Issste, en el carril de norte a sur, una camioneta que se cruzó del camellón del carril contrario, le arrancó la vida.

Don Ricardo está siendo velado en su humilde hogar y será sepultado este viernes en el panteón Jardín.

Hasta el momento ninguna autoridad ha acudido a prestar su ayuda moral a la familia del fallecido, como tampoco ha recibido ayuda para gastos funerarios.

También se desconoce si el conductor responsable se encuentra detenido.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades