Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
EMPRENDEDORES SINALOENSES
Ta’Cabron: un sinaloense que vende tacos en Berlín
Originario de Culiacán, Joaquín Robredo Irízar, abre en Berlín una taquería que ha ampliado su menú
Istar Meza
16/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

En Berlín, Alemania, en el sector de Kreuzberg, hay una taquería de esencia gastronómica mexicana. Se llama Ta´Cabrón.

El restaurante comenzó con venta de tacos, pero ahora el menú ya incluye sopes, burritos, enchiladas, chimichangas, tequilas y mezcales, alimentos que identifican a los mexicanos en cualquier parte del mundo.

El propietario del lugar es Joaquín Robredo Irízar, originario de Culiacán, donde estudió la licenciatura en Derecho. En un intento por continuar con sus estudios se fue a Berlín para estudiar la maestría en Derecho Internacional, pero con el tiempo desistió porque todavía hasta hoy se le dificulta mucho seguir el idioma.

Se fue a Alemania porque lo motivó quien hoy es su esposa. Estuvo en algunos trabajos como freelance y luego por necesidad puso la taquería.

La idea le surgió al ver que allá no había nada que se le pareciera a su concepto, lo que se cocina en México.

“Todo el concepto era muy tex-mex, entonces dije más mal no me puede salir y me avente con el negocio, simplemente tratando de hacerlo como en casa, en especial trato de desarrollar como lo que se siente en México en una taquería o una fonda, más bien”, cuenta.

Joaquín tiene espíritu de emprendedor, primero puso un Bar, por allá en el 2006, pero solo trabajó un año porque el horario, la vida de noche, es algo muy pesado, entonces pensó que podía hacer otra cosa y surgió Ta´Cabrón, cuando ya tenía cinco años radicando en Alemania.

“Yo quería lo más sencillo, probar una idea, miré Ta´Cabrón como un negocio, pensé que los tacos iban a ser mucho más fáciles, quería presentarlo así, sencillo, pero no me duró el gusto porque me empezaron a pedir tostadas, tacos dorados y ahora es más bien como fonda o cenaduría”, señala.

Cuenta que el nombre se le ocurrió porque Ta’Cabrón es una expresión usual entre mexicanos o latinos conversando, y también se escucha decir por alemanes que conviven con ellos aunque no entienden el significado como tal.

“Yo creí que los alemanes iban a pensar que estaban hablando de mi al escuchar la frase y fue así como una especie de publicidad sin querer (implícita), es como ¡A huevo! Igual el Ta´Cabrón y es así como algo muy mexicano, ¿no?, entonces quien no entiende el español en sí, escucha esa expresión que repetimos muy seguido y eso de alguna manera me podía ayudar”, recuerda.

 

 

En búsqueda de la pasión

Robredo Irízar dice que el lugar es colorido, ruidoso como muy México, informal, todo a base de autoservicio, porque ellos no prestan ningún servicio. En las imágenes de Facebook se observa el mobiliario de madera, en la cocina las típicas verduras mexicanas: chile, tomate, cebolla.

“Es ruidoso, como muy México, es colorido, se siente como una cocina, un salón de una casa de repente, tirando a lo rústico, las bancas, tiene muy buena onda, sí te sientes como en casa”, narra.

Joaquín dice que, aunque la taquería es mucha demanda de tiempo, es también un buen punto de reunión y de ahí es que se ha hecho de amistades, por lo que siente satisfacción de haber logrado tener un lugar que haga sentir como en casa.

“Sí he alcanzado lo que me he propuesto, empecé con una cosa y ahora estoy en otra, con lo que estoy haciendo me está yendo bien, ahora estoy probando otro camino, me estoy separando de la gastronomía, estoy emprendiendo otra nueva dirección, otro giro totalmente diferente del que no tengo mucha idea, pero sí un montón de ganas”, señala.

Como su pasión siempre ha sido la carpintería, los muebles del restaurante los hizo él, aunque se le da no tiene mucho conocimiento, pero su próximo proyecto es un taller de carpintería.

“Me encanta, cada uno de los lugares que he abierto yo he hecho los muebles y todos los trabajos de renovación, me gusta como terapia, pero ahora me asocie con un carpintero, montamos un taller y estoy viendo otra vez todo, observador, el que hace la talacha y en dos años me veo como medianamente bueno, no lo hago tan mal, pero me falta mucho conocimiento”, advierte.

A sus 43 años, su idea es disfrutar a sus hijas y tener una vida con el tiempo disponible, estar de 9:00 am a 17:00 horas solamente.

“Llegó el momento en que tengo la oportunidad de hacer realmente algo que me nace del corazón y de lo que tengo un montón de ganas de hacer, no me da miedo fracasar porque al final de todo se aprende, si no funciona; no dejaré Ta´Cabrón hasta que no sienta que estoy seguro del otro lado”, señaló.

 

 

Aprender a tomar decisiones

Joaquín dice que estar al frente de un negocio es un reto, pues se tiene que aprender a llevar las consecuencias de las decisiones que se toman, sean malas o buenas, aunque se busque asesoría, información, tratar de hacer las cosas bien, a la manera de cada uno, de hacer las cosas, que sean mejor.

“Sabía que no me gustaba trabajar para nadie, no me veía trabajando con alguien, cuando llegué aquí trabajé como freelance, pero no me gusta; ahora es más difícil porque al final las cosas te las sigues llevando a tu casa cada día”, señaló.

Dice que todo lo ha hecho con ganas, siempre informándose para tomar las mejores decisiones.

El idioma también es un reto aún para él, pues hay situaciones en las que no se siente cómodo, además de las maneras, ya que no alcanza a entender la idiosincrasia de los alemanes, más en Berlín que va gente de todos lados.

Considera que sus decisiones han estado bien tomadas, pues ha tenido buenos resultados, ha aprendido a vivir con sus decisiones y siente orgullo y satisfacción de haberle atinado, pues le va bien, es como una doble satisfacción.

“No hay que tener tanto miedo, las cosas pueden salir mal, pero ¿qué tan mal?, nada más hay que aventarse, informarse y tomar la iniciativa ‘al toro por los cuernos’, la información es lo más importante”, expresa.

Robredo Irízar dice que sus tres hijas, son lo que le hacen el día, lo que lo motivan y lo prueban a ver que puede salir adelante “que te las puedes rascar solo, más o menos sobrevivir en algo que es nuevo”, y es de lo que se siente orgulloso

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades