Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Un niño que canta en un coro no agarra un arma: Enrique Patrón de Rueda
El director de orquesta y el escritor Élmer Mendoza disertan la charla La importancia de la ópera en la formación de los seres humanos
Héctor Guardado
15/03/2019 | 3:42 PM
Marcar como favorita
Foto: Rafael Villalba

MAZATLÁN._ Para Enrique Patrón de Rueda la música transforma al ser humano y la ópera, que es parte de la música, ha ayudado a transformar positivamente a la sociedad mazatleca, aseguró que un niño que canta en un coro no agarra un arma.

Lo acompañó en el auditorio de la preparatoria del Conalep II, el escritor Élmer Mendoza, actual presidente de El Colegio de Sinaloa, quien mencionó que el sentido de las charlas que está ofreciendo esta institución es motivar a los mazatlecos a ser más humanos.

"Comprender que es más lo que está pasando en México, involucrarnos menos en las cosas ilegales y entender que no se puede vivir así, no podemos dejar que se eche a perder todo".

Señaló que este viernes, El Colegio de Sinaloa realizó 10 acciones en Mazatlán relacionadas con la divulgación y la sensibilización con la ciencia y el arte.

"El objetivo es hacerles ver a los mazatlecos que hay otras opciones en la vida".

 

La música cambia al mundo

"Cuando yo era niño y joven en Mazatlán no existía nada de ópera, no había nada que tuviera que ver con el arte, cuando le dije a mi papá que me quería dedicar a la ópera, pensó que estaba enloqueciendo", relató Enrique Patrón de Rueda durante la charla.

"La Plazuela Machado era un boca de lobo y lo único que había cultural artístico eran los Juegos Florales que en aquel momento tenían verdaderamente una vocación totalmente de fiesta cultural", compartió.

"No existía ni el teatro Ángela Peralta, ni la Escuela Municipal de Artes, la Machado era una boca de lobo. Mazatlán ha sido transformado por su vida cultural, lo que está sucediendo en la Escuela Municipal de Artes es muy importante, porque ahí es donde se está cambiando profundamente a muchos mazatlecos, los jóvenes tienen que valorar todo esto".

El director concertador señaló que Mazatlán a nivel internacional ya tiene un lugar en la ópera del mundo.

"Aquí vienen los cantantes para prepararse para los escenarios internacionales, en este momento recuerdo a Rolando Villazón, María Katzarabas, Javier Camarena, Arturo Chacón, todos ellos estudiaron en algún momento en Mazatlán y en este momento están cantando en teatros del nivel de La Scala de Milán o del Metropolitano de Nueva York, debemos exigirles a las autoridades que haya más apoyo para las artes para que se desarrolle más y la sociedad siga cambiando a través de la cultura".

 

La música transforma a la sociedad

"Un niño que se acerca a la música, inmediatamente se transforma, un niño que canta en un coro jamás va a tomar un arma, un niño que toca en una orquesta de muchachos nunca va a tener una inclinación hacia la violencia, El Colegio de Sinaloa quiere que los sinaloenses se acerquen a éste y exijan que nosotros estemos presentes ofreciendo nuestros conocimientos para que la sociedad cambie", dijo.

Patrón de Rueda recordó la primera vez que estuvo frente a una sinfónica dirigiéndola y reconoció que estaba muy nervioso, pero que en el momento que empezó a escucharse la música los nervios se transformaron en emoción y en la responsabilidad de emocionar a la gente para lograr que algo en su interior cambiara y se vuelvan más sensibles.

"La música es maravillosa, te transforma, te abre infinitas posibilidades de imaginación de recreación, tu espíritu se eleva, cuando alguien va a un concierto que realmente está bien hecho y se logra el propósito de conmover, la persona sale transformada de ahí, por eso es tan importante el arte en este momento en que vemos que la sociedad se está descomponiendo tanto", expresó.

Élmer Mendoza recomendó que los jóvenes podían empezar a acercarse a la música clásica, escuchándola cinco minutos diarios y poco a poco se va a desarrollar un gusto por ella y al mismo tiempo la sensibilización y la humanización de la persona.

"Al final de la Segunda Guerra Mundial la gente asistía en masa a escuchar conciertos de música clásica porque sentía un alivio a sus almas y sus cuerpos al escuchar esa música".

 

Momentos inolvidables de Enrique Patrón

El director concertador mazatleco mencionó que los momentos inolvidables de su carrera han sido muchos y que en ese momento recordaba cuando dirigió a Plácido Domingo, que hizo Cavaradossi en la ópera Tosca, también dirigió a Pavarotti.

"Los dos me llevaron de la mano, hicimos equipo, los artistas grandes son personas humildes, que siempre comparten contigo, si ven que tienes un interés genuino en hacer bien las cosas, te dan la mano para que sea una experiencia de hermandad", dijo.

"También recuerdo cuando dirigí el primer concierto que dio Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes, este cantante es parte del tesoro nacional, fui muy criticado porque decían que con esa música estábamos manchando el máximo recinto de la cultura en México, la venta de ese video le ha dado la oportunidad a la Orquesta Sinfónica de Bellas Artes de cambiar tres veces de instrumentos y de irse a Europa de gira una vez".

 

Su gran amor por María Callas

"Ella fue un genio, Dios la tocó, tenía una capacidad extraordinaria para todo, se paraba en el escenario y con solo un gesto deslumbraba al público, tenía una memoria fotográfica, se aprendía rápidamente las óperas, cantaba en cinco idiomas, recorría todas las tesituras de la voz humana con su voz, yo crecí en el mundo de la ópera adorándola", compartió.

"Cuando me fui a estudiar a Londres, le rentaba un cuarto a Robert Sutherland que fue su pianista y amigo muy cercano, una noche sonó el teléfono y era ella, yo le hablé de mi adoración por ella, al día siguiente murió, dejó un legado inigualable en el mundo de la ópera, los estándares de la ópera los marcó ella, todavía las cantantes quieren, buscan ser y cantar como ella, es un ideal a seguir".

 

 La ópera es como las telenovelas, pero mucho mejor

"Yo he trabajado para quitar todos los prejuicios contra la ópera, no hay que ir de traje al teatro, ni ser experto para entenderla, solo hay que ser sensible, asistir y estar dispuesto a sentir. La ópera es como una telenovela, como una serie, de Nexflix, y ahora está traducida simultáneamente, ya no hay ninguna barrera para acercarse a ella y hacerla nuestra".

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades