Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
A 10 AÑOS DE SU CAPTURA
Una dinastía forjada en sangre
Javier Torres Félix, un hombre importante en la estructura del Cártel de Sinaloa, ha vivido en prisión la muerte de familiares
28/01/2014 | 00:00 AM
Marcar como favorita

MAZATLÁN._ A 10 años de que fue detenido por elementos de un grupo especial del Ejército en su residencia del Fraccionamiento Colinas de San Miguel, en Culiacán, Javier Torres Félix, "El JT", ha pasado este tiempo en cárceles de México y Estados Unidos, pero en nuestro País podría pasar más tiempo en prisión por otros delitos que se le imputan, entre ellos la muerte del Cabo de Infantería Julio César Samayoa Sarabia. 

Aunque desde antes de la detención de "El JT", el 27 de enero de 2004, la familia de Torres Félix había sufrido violencia, que se incrementó tras su captura, con lo que también se debilitó parte de la estructura de Ismael "El Mayo" Zambada García, considerado uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa. 

De acuerdo con lo que se informó en su momento, el 26 de enero de 2004 un grupo de hombres armados encabezados por Torres Félix se enfrentó a elementos del desaparecido Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales cuando no quiso hacer alto en un retén ubicado en las inmediaciones de la sindicatura Emiliano Zapata, en la capital del estado, donde murió el soldado Samayoa Sarabia, originario de Mazatlán. 

Al día siguiente Javier Torres Félix, considerado en su momento como el principal operador de "El Mayo Zambada", fue trasladado a la Ciudad de México para ser puesto a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República. 

Durante los tres años siguientes estuvo en el Reclusorio Norte, en la capital del País, y el 29 de noviembre de 2006 fue extraditado a Estados Unidos, ya que era reclamado por una Corte de California que lo acusó por tres cargos de conspiración para distribuir cocaína y metanfetaminas, y una corte de Washington que lo acusó de conspiración para vender, distribuir y preparar cocaína importada ilegalmente a la Unión Americana. 

Primero fue trasladado a la prisión federal en la ciudad de Yazoo, Mississipi, después fue transferido a la cárcel de Beckley, en Raleigh, Virginia, que es de mediana seguridad, y tras cumplir la condena impuesta en Estados Unidos fue deportado a México en abril de 2012. 

Fue entregado a autoridades mexicanas en Mexicali, Baja California, e internado en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, ubicado en Almoloya, Estado de México, y aunque también fue llevado al penal de máxima seguridad en Hermosillo, Sonora, después fue devuelto al de El Altiplano, de acuerdo con lo que publicaron diferentes medios de comunicación en su momento. 

Aunque tras su deportación a México, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, no precisó qué procesos tiene pendientes "El JT" en este País, dijo que son muchísimos. 

Pero se supo que cuenta con un proceso en su contra en el Juzgado Tercero de Distrito, del Primer Circuito, por delitos contra la salud, portación de armas de uso exclusivo del Ejército y delincuencia organizada. 

También tiene un proceso por la muerte del Cabo de Infantería Samayoa Sarabia. 

Tras su deportación a México, el Subprocurador General de Justicia de Sinaloa, Martín Robles Armenta, dio a conocer públicamente que "El JT" cuenta con una orden de aprehensión en su contra en esta entidad. 

Familia marcada 
El 14 de febrero de 2001 un tío suyo fue asesinado en una masacre que ocurrió en el poblado El Limoncito de Alayá, en Cosalá, donde en total fueron privadas de la vida 12 personas en hechos que se le imputaron al Cártel de los Arellano Félix, pero "El JT" logró escapar. 

Su hijo Joel Torres Jiménez, ha sobrevivido a tres atentados entre el 2008 y el 2010. 

Tras la captura de "El JT", su hermano José Manuel Torres Félix, "El Ondeado" ó "El M1" empezó a ascender en el Cártel de Sinaloa como uno de los principales operadores de "El Mayo" Zambada", hasta que la madrugada del 13 de octubre de 2012 murió en un enfrentamiento contra elementos del Ejército cerca del poblado Oso Viejo, en Culiacán, luego que los militares ya le seguían la pista desde su natal Cosalá, donde dos días antes habían capturado a tres de sus escoltas. 

En abril de 2008, Atanasio Torres Acosta, hijo de "El Ondeado" ó "El M1" fue asesinado a balazos cuando viajaba en una unidad automotor junto con su familia en el sector residencial Montebello, en Culiacán, donde su esposa y una menor de 4 años que lo acompañaban resultaron heridas de bala. 

"El Ondeado" ó "El M1" también había protegido a su sobrino Raúl Meza Torres, "El Mini 6", hijo del extinto Raúl Meza Ontiveros, quien era cuñado de los Torres Félix, pero el joven Meza Torres fue abatido por las fuerzas federales en 2010 en Zapopan, Jalisco.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades