VÉRTIGO: Lady Bird - Noroeste
Periódico Noroeste
27 de Mayo de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  25º
Buscar
null
>
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
VÉRTIGO: Lady Bird
.
Ernesto Diezmartínez Guzmán
09/05/2018 | 12:10 AM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Hay mucho que agradecer a Lady Bird (Ídem, EU, 2017), segundo largometraje como cineasta –aunque primero como directora en solitario- de Greta Gerwig, quien debutara co-dirigiendo con Joe Swanberg Nights and Weekends (2008), filme que no he visto.  

    ¿Qué podemos alabar de Lady Bird? Básicamente, que la película es una simpática cinta de crecimiento juvenil y femenino realizada con muy buen humor; que tiene un reparto uniformemente competente; y que, además, apenas si pasa de los 90 minutos, algo que hay que agradecer en estos tiempos en los que cualquier banal filme de súper-héroes llega a las dos horas y media y duración.

    Por desgracia, estas mismas virtudes antes descritas resultan ser también sus limitaciones. Además de una realización apenas funcional, la cinta abreva de una temática muy vista y mejor realizada en innumerables ocasiones. De hecho, apenas el año pasado vimos Mi vida a los diecisiete (Craig, 2016), un filme muy similar y muy superior a Lady Bird.

    La Lady Bird del título se llama en realidad Christine (Saoirse Ronan), una adolescente de 17 años que quiere huir de su aburrida ciudad natal, Sacramento, California, para ir a estudiar a Nueva York.

    El problema es que Christine –o, mejor dicho, “Lady Bird”- no tiene las mejores calificaciones, su buenazo papá (Tracy Letts) está sin empleo y su luchona madre (Laurie Metcalf) ya está harta de ella, por más que es obvio que la santa señora daría su vida por su felicidad. O sea, estamos ante la típica relación entre madre/hija en la adolescencia.

    Esta “autobiografía emocional” de Gerwig –así la ha llamado la propia directora/guionista- avanza a través de una serie de viñetas serio-cómicas en las que vemos a Christine enfrentarse a la autoridad (representada por la amable directora de su preparatoria católica), encontrar el amor y el desamor (con dos muchachitos de muy distinta personalidad) y entender, finalmente, la posición de su mamá y la suya propia en la vida.

    La cinta nunca deja de ser agradable, sin duda alguna, pero creo que no merecía sus cinco nominaciones al Oscar. Vaya, uno puede entender las nominaciones de Ronan como mejor actriz y Metcalf como mejor actriz secundaria, pero ¿mejor película?, ¿mejor guion?, ¡¿mejor directora?! Pero, bueno, ya se sabe que el Oscar no tiene que ver, necesariamente, con merecimientos.

Comentarios: en la página web www.ernestodiezmartinez.com, en la cuenta de twitter @Diezmartinez y en el correo electrónico ernesto.diezmartinez@gmail.com

 

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..