Encuesta efectuada entre 700 empresas

LETRAS DE MAQUÍO

Periódicamente el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado efectúa una encuesta entre 700 empresas de diversos tamaños y actividades, representativa de toda la nación. En esta ocasión, las respuestas ejemplifican la forma en que los centros de trabajo se han visto afectados por la crisis y por las medidas tomadas para contrarrestarla.

Al preguntársele al empresario cuáles son los factores que están limitando su actividad, el 51 por ciento contestó que la falta de materia prima; mientras que el 48.3 habló de la escasez de divisas. La falta de demanda y la incertidumbre con respecto a la situación actual siguieron en orden de importancia.

El porcentaje no suma 100, debido a que todo encuestado la cifra indica el por ciento que apuntó esa respuesta. De lo anterior se desprende que el control de divisas está causando un enorme daño a la empresa. Igual sucede con la incertidumbre con respecto al futuro del País y la baja demanda imputable a la contracción de la economía.

En respuesta a la rentabilidad que se logrará en la empresa en el presente año, sólo el 24 por ciento espera más que el anterior, en pesos corrientes. Ganar los mismo que el año pasado equivale a que la empresa no tuvo aumento salarial. El 24 por ciento de los encuestados esperan pérdidas en su negocio, y el 15.5 ven cercana la posibilidad de quebrar.

Por lo anterior, el 48.7 por ciento dijo que disminuiría el empleo en su empresa; sólo el 10.8 habló de emplear más gente. Ante todo esto, el 52.5 por ciento de las empresas admite estar reduciendo sus gastos administrativos (qué saludable sería que más dependencias de gobierno siguieran este ejemplo). Además se están reduciendo las ventas a crédito, así como los inventarios.

El 29.7 por ciento está suspendiendo proyectos de inversión ya iniciados y el 29.5 está reduciendo personal. Casi la mitad de los encuestados pretende voltear al mercado externo, pero se quejan amargamente de los trámites burocráticos que se han implantado con el control cambiario.

El 68.8 por ciento ha dejado de cumplir sus compromisos con proveedores extranjeros por falta de divisas, por lo que dos terceras partes piensan que hay que volver al mercado cambiario libre.

Finalmente, alrededor de la mitad de los encuestados cree que el trato con los bancos ha empeorado ostensiblemente, sobre todo en trámites y consecución de créditos.

He querido referirme a esta encuesta porque refleja la difícil situación por la que pasa la empresa y cómo algunas medidas están empeorándola en lugar de ayudarle. Todo mundo habla de cómo le va en la feria y creo que nosotros tenemos no sólo el derecho sino la obligación de gritar que no estamos en un lecho de rosas.

Sin embargo, nuestra actitud no es negativa. Estamos haciendo los estudios necesarios para proponerle al Gobierno medidas para reactivar la economía, agilizar el abasto y destrabar la producción agropecuaria.

Sigo pensando en que si alguien sabe sobre cuestiones pragmáticas de la economía, somos los empresarios. ¡Ojalá! los teóricos que tienen un gran acervo tecnológico se dignaran a escucharnos, pues ellos jamás han sentido la penuria de tener que buscar la raya con qué pagar a los trabajadores en la quincena.

Miércoles 25 de mayo, 1983

Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play