Nueva Reforma Fiscal a la vista

La presión por más recursos empieza a subir en la Secretaría de Hacienda, ya han empezado a tantear el terreno, anunciaron una nueva reforma fiscal que aumente la captación de impuestos para el año 2022

La 4T y el Presidente López Obrador se comprometieron a apoyar a Pemex con todos los recursos necesarios para nuevos proyectos y para pagar su deuda, que este año podría sumar hasta 12 mil millones de Pesos. De acuerdo a los últimos números, Pemex presenta capital negativo, esto quiere decir que está en quiebra y que requerirá de mayores recursos para sus compromisos de operación. Si a esta sopa le agregamos la drástica caída en la recaudación de impuestos por la pandemia y resultados de las empresas, la presión por obtener mayores recursos para mantener el gasto del gobierno y sus programas sociales, pasará a un estado de desesperación de parte de la SHCP y el SAT muy pronto, que irá en aumento conforme se requiera más dinero para los proyectos como el tren maya, Sta. Lucia y Dos Bocas y el gasto social.

La presión por más recursos empieza a subir en la Secretaría de Hacienda, ya han empezado a tantear el terreno, anunciaron una nueva reforma fiscal que aumente la captación de impuestos para el año 2022, aunque, como todo es pensado en las elecciones, se presentaría para ser discutida y aprobada por la Cámara de Diputados, ya que pasen las elecciones, por algo será. Igualmente si se llegara a aprobar un cambio constitucional a la reforma eléctrica o la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechaza los amparos a las recientes modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica, los costos para el país serán por enormes cantidades porque se deberán pagar indemnizaciones a las empresas nacionales y extranjeras, empresas con quienes CFE tiene firmados contratos. Dinero que nuestro país no tiene y que sumando esta porción a lo que se pagó por cerrar la construcción del aeropuerto de Texcoco, más la cuantiosa inyección de dinero a Pemex y CFE para cubrir sus deudas y la inversión en los nuevos proyectos de Dos Bocas, Tren Maya y Aeropuerto de Santa Lucía, son enormes cantidades de dinero que no tiene una sana justificación y llevarán al país a nuevas crisis financieras, pues de alguna parte tendrá que salir el dinero.

Entre otras cosas que están sucediendo, parece que al presidente Andrés Manuel López Obrador por sus opiniones y acciones no le está gustando la política de Estados Unidos, así que si va a jugar béisbol a base de lanzar rectas duras contra Biden, que se prepare, porque harán lo mismo con él y le batearán líneas más duras por encima o contra la barda. Los afectados para variar seremos todos los mexicanos, pues el tipo de cambio y la economía en general se comportarán con mucha volatilidad. Aunque es positivo para México la recuperación de la economía de Estados Unidos este año, si no hay músculos internos e incentivos que metan dinamismo, la recuperación económica del país se va a quedar muy corta de las expectativas. Lo que más llama mi atención es que tampoco se observa que el gobierno federal tenga una estrategia o un plan para subirse a la locomotora americana y que nuestro país aproveche el impulso que esta economía nos puede dar, se notan ausentes, ganar las elecciones de junio 6 es todo lo que importa. Otro aspecto preocupante, el Gobierno Federal y su equipo de salud, a base de discursos y de mostrar otras cifras, ha logrado disminuir el impacto negativo de una campaña de vacunación desordenada que no ha cumplido con sus metas y objetivos originales. En los estados de California, Arizona y Texas en Estados Unidos es probable que ya se hayan vacunado más mexicanos que en México.

También en Estados Unidos ya están vacunando a todos desde los 16 años y esperan tener vacunada al 70 por ciento de la población en 90 días. En México, nos tomará este y el año próximo para vacunar el 70 por ciento.

Este tema debería dar vergüenza al gobierno, por demagogia, mentiras, por no poner interés, y gente capaz, acabarán falleciendo muchos mexicanos, a las pruebas me remito, todavía al día de hoy hay muchos doctores y trabajadores de salud, que están en la primer y segunda línea con alta exposición al Covid-19 que no han sido vacunados. Ahora que quieren abrir las escuelas por cuestiones electorales, se anuncia un programa de vacunación a maestros. El desorden así va a seguir, pues el objetivo es otro.

Esta semana, México colocó en el mercado internacional de bonos soberanos una nueva operación en dólares para financiar una oferta de recompra de algunos de sus títulos en circulación. BBVA, BofA Securities, Credit Suisse y JP Morgan lideraron la oferta de bonos por 2 mil 500 millones de dólares con vencimiento en agosto de 2041 y rendimiento del 4.285 por ciento. La emisión tuvo una demanda que superó los 5 mil millones de dólares. Los ingresos de la emisión se utilizarán para financiar una oferta de recompra de algunas de los bonos en circulación y para el gasto presupuestario del Gobierno central. Esto es una muestra que la deuda soberana ha venido creciendo en el actual gobierno.

Esta operación se da tras la revisión de las previsiones de crecimiento económico del país. La semana pasada, la Secretaría de Hacienda dijo que la economía alcanzaría los niveles anteriores a la pandemia del coronavirus a principios de 2022 y pronostica un crecimiento de 5.3 por ciento para 2021, superior al 4.6 por ciento pronosticado previamente.

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional ajustó al alza la proyección de crecimiento para dejarla en 5.0 por ciento.