Rebrota virus en Asia y Oceanía

CONTEXTO FINANCIERO
Los inversionistas parecen seguir animados por los constantes datos positivos, mensajes de calma de la Reserva Federal y el avance del plan de infraestructura impulsado por el Presidente Biden. Ahora, posicionan sus portafolios de cara a los datos de la semana, que entre lo más importante traerá consigo cifras de empleo

Iniciamos ayer la semana con una jornada mixta para los mercados accionarios del planeta. El mercado estadounidense cerró con comportamientos encontrados en esta primera sesión de la semana, pese a venir de una extraordinaria semana positiva, a la espera de nuevos datos económicos que el mercado parece anticipar serán halagüeños. El Nasdaq y el SP500 refrescaron sus niveles históricos, con él último marcando tres máximos al hilo.

Los inversionistas parecen seguir animados por los constantes datos positivos, mensajes de calma de la Reserva Federal y el avance del plan de infraestructura impulsado por el Presidente Biden. Ahora, posicionan sus portafolios de cara a los datos de la semana, que entre lo más importante traerá consigo cifras de empleo. Los intercambios no parecen alterados por las nuevas variantes de covid-19, que sigue teniendo al mundo en pandemia, probablemente por el avance de la vacunación en Estados Unidos y otras naciones desarrolladas.

En México, las bolsas de México cerraron nuevamente con pérdidas, a la espera de datos económicos estadounidenses que podrían impulsar o desinflar el apetito por riesgo. Los indicadores hilaron dos sesiones de números rojos y particularmente el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores presentó su peor jornada de las últimas siete.

Nuevamente el mercado estadounidense está en máximos ante el avance del plan de infraestructura y otras cifras, datos que no le llenan el ojo a los inversionistas en México ante la ausencia de factores internos que apoyen el rebote económico impulsado por el país vecino del norte. El mercado local también estará atento a nuevos datos de empleo en Estados Unidos, los cuales, aunque sean positivos, podrían tomarse como descontados y provocar un entusiasmo de muy corto plazo.

Parece que los nuevos máximos históricos, que no fueron alcanzados con los planes de estímulos fiscal estadounidense, positivos reportes trimestrales, constantes datos de empleo y consumo positivos, repetidas subidas de expectativas de crecimiento de analistas y un resultado electoral como deseaba el mercado, aún no llegarán.

En asuntos energéticos, tenemos que los precios del petróleo cayeron este lunes por primera vez en cuatro días, ya que los inversionistas se alistan a la próxima reunión de los grandes productores de crudo. Así, el precio del barril de petróleo estadounidense, West Texas Intermediate, bajó 1.14 dólares para cotizarse en 72.91 dólares, mientras que el precio del crudo europeo, Brent del Mar del Norte, perdió 1.50 dólares para colocarse en 74.68 dólares el barril.

Los precios del petróleo habían alcanzado su mayor nivel desde octubre de 2018, ya que la demanda de combustible se recuperó gracias al fuerte crecimiento económico y el aumento de los viajes durante el verano en el hemisferio norte. Pero los inversionistas se han vuelto cautelosos ante la próxima reunión del grupo de productores, conocido como OPEP+, ya que podrían aliviar aún más los recortes de suministro en agosto, ya que los precios del petróleo suben debido a la recuperación de la demanda.

La OPEP+ está devolviendo 2.1 millones de barriles por día al mercado de mayo a julio como parte de un plan para deshacer gradualmente las restricciones récord de producción de petróleo del año pasado. Pero los operadores de crudo también esperan que el estancamiento de las negociaciones de Irán en relación al acuerdo nuclear, limiten la oferta de crudo en el mundo.

En temas cambiarios, observamos que en una jornada sin información económica de relevancia, el peso mexicano ayer logró ligar seis jornadas de ganancias ante el dólar, materializando su segunda mejor racha en el año. De acuerdo a los registros de Banco de México, este lunes la moneda mexicana avanzó casi seis centavos respecto a su cierre previo para cerrar en 19.82 unidades por dólar en su modalidad interbancaria. En los últimos seis días, la moneda azteca ha avanzado 3.9 por ciento.

El peso mexicano tomó ventaja ante el dólar, a pesar que los inversionistas se mostraron cautelosos antes del informe de nóminas no agrícolas estadounidenses, el cual podría ayudar a dictar la dirección de la política monetaria de la Reserva Federal. Los economistas de consenso esperan que las generaciones de nómina se aceleren a 683 mil plazas en junio con una tasa de desempleo que baje ligeramente a 5.7 por ciento, con estas métricas mejorando frente a las ganancias de nómina de mayo de 559 mil puestos y la tasa de desempleo de 5.8 por ciento.

Los movimientos del mercado también fueron cautelosos ante el aumento de casos de covid-19 y el cierre de la ciudad más poblada de Australia, Sídney.

En tanto, Indonesia está luchando contra aumento de contagios récord, mientras que el cierre en Malasia se extenderá por el avance de coronavirus. Tailandia también anunció nuevas restricciones en Bangkok y otras provincias. Sigamos atentos; nos vemos el próximo martes.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Artículo disponible solo para lectores registrados
Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Sé parte de nuestra comunidad.

Regístrate gratis
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play