"Don Esteban vive un Día del Abuelo trabajando, y lejos de 3 de sus 4 nietos, por el Covid-19"

"El acomodador de autos de un supermercado ubicado por el Mercado de Abastos comparte que pese a que ya tiene 60 años, y sí le da un poco de miedo el Covid-19, no ha dejado de trabajar, y que ve a sus nietos muy poco, pero sí convive con la más pequeña, una niña de apenas 23 días de nacida"

'Que le vaya bien', dice Esteban Medina Peña a una cliente de un supermercado ubicado en el Mercado de Abastos, luego de que realizó sus compras.

Recoge un bote vacío de cerveza, ya que cuando junta varios, va y los cambia por un poco de dinero.

El señor de 60 años se encuentra trabajando hoy, 28 de agosto, tal vez debería estar con sus cuatro nietos festejando, pero no, él es el sostén de la casa que comparte con su esposa, su hija y nieta.

Esteban platica que tiene dos hijos solamente, pero que ellos ya le dieron cuatro nietos, a quienes ve poco debido a la pandemia; tres de ellos son de su primogénito. La última vez que los vio fue hace poco más de una semana. Con quien sí convive es con su nieta más pequeña, que apenas tiene 23 días de nacida.

"Hace como ocho días miré a los más grandecitos y pues el otro chiquillo ahí vive en la casa; tengo dos hijos y cuatro nietos, el más grande ya me dio tres hijos, dos niñas y un niño, y la otra va comenzando apenas, tiene 23 días de nacida", cuenta.

Él es trabajador, y se siente agradecido por el empleo que tiene, si bien no gana una 'millonada', con eso ha podido subsistir en estos tiempos de pandemia, mismos que han sido muy complicados para muchas personas, y él lo sabe y lo tiene presente.

"Sabemos que mucha gente no ha tenido ni para comer, se ha visto, yo lo he visto, he oído a la gente decirlo, les ha ido mal; afortunadamente en mi casa todo ha estado bien, gracias a Dios, sin enfermos", agradece.

Esteban tiene ocho años trabajando de acomodador de autos en el supermercado. Hoy, Día del Abuelo, no espera mucho, tal vez una cena al llegar a casa.

Ya se acostumbró a ver muy poco a sus nietos y a su hijo mayor que no vive con él, todo esto debido a la pandemia.

"No pues la voy a pasar trabajando, uno (nieto) está recién nacido y hay otros que están más grandecitos, pero a ellos los miro poco por la cuestión de la pandemia, ya ves que está muy duro eso, y pues uno tiene que estar lejos de la familia y entonces es puro telefonazo nada más o por videos", señala.

"Tengo cuatro nietos, hay uno de 17 años, otro como de ocho años, otra de tres años y la más pequeñita tiene unos 20 días. La verdad uno quiere a los nietos de una manera muy diferente que a los hijos, pero especial, lo que pasa que como los ves más tiernitos (bromea), si los ves llorar rápido a uno le da lástima, trata de que estén bien y felices", comparte.

Con el cubrebocas en el mentón, mismo que se quitó para platicar con Periódico Noroeste, Esteban recalca que él es afortunado, pues 'chamba' hay, pero sabe que siempre está el tema del Covid-19 presente, lo que le da un poco de miedo, pero no lo suficiente como para dejar de trabajar, y aunque lo tuviera, no puede darse el lujo de dejar de llevar dinero a su hogar.

"Tengo como ocho años trabajando aquí y nos ha ido bien aquí en la chamba, siempre con la zozobra de la enfermedad, porque tiene que andarse cuidando uno, porque está cabrón, pero gracias a Dios hemos estado saliendo adelante económicamente, nos ha ido bien", afirma.

"El miedo ahí está, pero ahorita todo está bien gracias a Dios, a nadie de mi familia le ha dado Covid. Sí tengo miedo, pero es un miedo normal, no de pánico, que me haga no venir a trabajar, me comentan que es una enfermedad común y corriente, nada más que hay veces que te pega un poco fuerte, pero la verdad más allá de eso no tengo un miedo exagerado".

 

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play