|
Deceso

Fallece en Culiacán el reconocido pediatra Jorge Alfredo Lomelí

Dio atención a muchos niños quienes, hoy de adultos, confiaron en su atención médica a sus hijos

El doctor Jorge Alfredo Lomelí Meillón fue un médico que atendió a los niños en Culiacán y en quienes sembró muchos recuerdos que se empiezan a desempolvar.

El doctor Lomelí falleció este día, a los 77 años de edad, y los reconocimientos al trato y calidez humana empiezan a expresarse en las redes sociales. Él era originario de Guadalajara, como han contado en algunas semblanzas, llegó a Sinaloa para su servicio social y aquí se quedó.

Se instaló en Culiacán donde formó su familia y donde vio desfilar a cientos de pequeños pacientes que requerían de un buen trato y de un buen diagnóstico médico. Él pudo con ambas cosas.

$!ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA
ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA ( )

”A principios de Marzo, 17 años después de esa consulta telefónica y en plena pandemia quise pasar a saludarte a tu consultorio porque sabía que peleabas una batalla contra el cáncer, y todavía seguías en tu trinchera humanizando las consultas pediátricas”, escribe en Facebook su Luis Felipe Montaño Miranda.

Una verdadera institución médica tan grande como su estatura, menciona, y todos los que hemos tenido la dicha de conocerlo, hemos depositado en él nuestra confianza y la salud de nuestros seres más queridos: nuestros hijos.

$!ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA
ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA ( )

En la Revista Espejo, Alejandro Sánchez recuerda que el traslado de la familia Lomelí Meillón a Sinaloa le hizo bien a nuestro estado. Ellos vinieron porque el hermano mayor, Juan Ignacio, vino a Culiacán a construir lo que sería una brillante y exitosa práctica como abogado y notario público, y a dar clases en el Instituto Chapultepec.

El médico, a poco de llegar a Sinaloa, tuvo que ir a Los Mochis, a hacer su servicio social de medicina. Pero encontró en esa ciudad mucho más de lo que esperaba. Conoció allí a Silvia Salazar, quien sería su amiga, esposa, madre de sus seis hijos y su compañera de vida.

Ya con Silvia a su lado, Alfredo regresó a Culiacán, a empezar su familia y su práctica de pediatría, primero con el Doctor Aragón y luego en su consultorio de la calle Rafael Buelna al Poniente, que se convirtió pronto en destino frecuente de miles de familias que buscaban salud y consejo, que el Doctor Lomelí (como empezó a ser conocido) dispensaba con una mezcla de efectividad profesional, y siempre con alegría, calidez y bonhomía.

$!ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA
ANIVERSARIO ESCUELA ACTIVA ( )

Lo recuerdan con cariño

Para Adriana Farias Tamayo y su hijos, la muerte del Doctor Lomelí fue una noticia muy dura, a quien de cariño ellos llamaban “San Lomelí” quien a lo largo de 20 años, fue él quien se dedicó a la atención de sus hijos.

“Al doctor Lomelí, tengo mucho que agradecerle, él fue el médico de mis hijos, y no solo era reconocido por su labor como médico, sino por la labor que hacía detrás con sus pacientes, una labor maravillosa con las mujeres que querían dar a luz, y no sabían qué hacer”, recordó.

Farías Tamayo, agregó que, el doctor siempre fue una persona altruista, ayudando a todas aquellas mujeres que tenían embarazos inesperados, a través de una asociación, apoyando a las mujeres de escasos recursos, o que tenían alguna situación, que les impedía poder hacerse cargo de sus bebés, buscando los hogares perfectos para ellos.

Esta acción señaló Farías Tamayo, hay que reconocerle al Doctor Lomelí, de una manera hermosa, porque él siempre estuvo ahí para dar, porque nada lo detenía cuando se trataba de ayudar, dando todo lo que él podía, sobre todo a los niños.

“En mi familia no lo llamábamos doctor, le decíamos “San Lomelí”, porque a mí, siempre me dio mucha paz cuando llegaba con mis hijos enfermos, con temperatura alta, o accidentes, y él siempre me calmaba, me daba paz, además de curar a mis hijos, regresando a mi casa feliz”, señaló.

Subrayó además, el Lomelí Meillón, siempre será recordado, más allá de médico, como un gran ser humano, lamentando ahora el jamás, volver a tener la oportunidad de ver a quien ella llamaba “San Lomelí”.

“Como persona, nos deja un ejemplo maravilloso, de lo que puede llegar a ser un ser humano, con ese don, carisma, siempre dando a los demás, un profesionista que tiene que ser un ejemplo para los demás” resaltó.

Quien también lamentó su muerte, fue la señora Cristina Castaños de Álvarez, quien recordó a Lomelí Meillón, como un profesional en su labor como médico, pero también, un ser caritativo, generoso, porque él ayudó a muchas personas,familias, y niños.

“Su calidad como ser humano era muy grande, porque él atendió a mis hijos, pero además, él fue un incansable promotor de La Liga de la Leche, un organismo que alentaba a la lactancia materna por los beneficios en la salud de los niños, creando el primer congreso de La Liga de la Leche en Culiacán en 1996”, recordó.

Castaños Álvarez reconoció que todos los consejos que el médico le compartió siempre le sirvieron en su faceta como madre, algo que le agradecerá toda la vida.

Recordó también, que con él, una consulta se volvía más una terapia, porque el médico buscaba dar paz, tranquilidad, armonía, charlas agradables, y no solo una simple receta médica, dado que para él, ver a una familia feliz, lo llenaba de gozo.

“El legado que nos deja el doctor Lomelí, es la importancia de saber servir a los demás, porque él ayudó y mucho, puso el ejemplo de dar a los demás de manera desinteresada, sin esperar nada de nadie, porque incluso, hasta dejó de cobrar sus consultas a quien no podía hacerlo, él hizo muchas cosas buenas, pero jamás las anduvo divulgando o presumiendo, jamás, él solo se dedicó a ayudar”, resaltó.

Su trayectoria

* Nació en Jalisco y llegó a Sinaloa tras terminar su carrera de medicina, lugar donde formó su familia.

* Se casó con Silva Salazar, con quien tuvo seis hijos: Juan Ignacio, Silvia, Jorge, Alejandro, Carolina, Luis.

* Instaló su consultorio por la calle Rafael Buelna, al Poniente, en Culiacán.

* Ahí atendió a miles de familia, que lo buscaban por su efectividad médica y el trato humano que prodigaba.

* Además de su carrera como médico, se dio tiempo de apoyar a la Escuela Activa Integral, en donde participó durante 15 años como parte del consejo directivo.

* Se convirtió en promotor de La Liga de la Leche, un organismo que alentaba a la lactancia materna por los beneficios en la salud de los niños.

* También se sumó a iniciativas como el Parto Humano, la adopción responsable y el trato digno a madres trabajadoras con el diseño de guarderías.

* Fue director médico del Hospital del ISSSTE en Culiacán y después, formó parte del personal médico de la Clínica Hospital Culiacán.