|
SÉ UN REY MAGO

Viven pequeños la magia del Día de Reyes en Culiacán

La alegría llegó para decenas de niños al recibir un juguete como parte de la campaña Sé un Rey Mago, organizada por Noroeste

SAN PEDRO, Navolato._ Para llegar a la casa de las hermanas Pérez Espino, hay que tomar el camino que pasa por el palenque y lleva al río.

Por ahí, en medio de las casas que todavía tienen terrenos grandes, hay unas casitas que se hicieron de lámina, lonas y tablas recicladas en donde antes eran tierras de cultivo.

La mamá de ellas dejó de ir y venir a Michoacán y se quedó para hacer su vida en Sinaloa, en una zona donde el trabajo de campo siempre hay.

$!Viven pequeños la magia del Día de Reyes en Culiacán

El más pequeño es Jeicob, y luego le sigue la más pequeña de ellas, Dania Estefanía, luego siguen Lizbeth, Claudia, Fátima y Brenda.

Algunos vecinos fueron los que propusieron que se visitara a ellas previo a la celebración del Día de los Reyes Magos y la campaña que realizó Noroeste, Sé un Rey mago, en que los lectores pudieron responder a las historias de decenas de pequeños y sus cartas a los reyes, para hacer las donaciones correspondientes.

Por eso esta mañana fue inusual en esa colonia sin nombre en San Pedro, la primera comunidad de los límites con el municipio de Culiacán que colinda con Navolato.

$!Viven pequeños la magia del Día de Reyes en Culiacán

La mayoría de los hermanos se preparó para la visita.

Una camioneta de Noroeste arribó con una decena de bicicletas y cientos de juguetes a la zona.

Primero se paró en las afueras de la casa de los Ibarra Medina, los pequeños Ángel Abel y Ulises Alán, para entregar juguetes réplicas de la construcción y otro paquete de carros de control remoto y un balón.

Luego fue el turno de las chicas, quienes recibieron un par de bicicletas para Claudia y Lizbeth, un paquete de muñecas, kit de doctor y un juego de té para Estefanía y un triciclo y un balde con cubos para Jeicob.

También una muñeca para Brenda, la mayor, y varios paquetes de crayones, colores, plumones, acuarelas y libros para colorear para Fátima.

$!Viven pequeños la magia del Día de Reyes en Culiacán

El momento para todos fue especial, tomaron confianza y las chicas platicaban de los días anteriores y como habían pasado una Navidad sin juguetes.

La abuela de las pequeñas compartió que habían celebrado la Noche Buena sólo con ponche de frutas.

Explicó que aunque ellos tienen una tradición a seguir que se respalda por los regalos más por el Día de Reyes que en Navidad, no ha habido recursos para darle obsequios.

“...Pues ya ves que no son dos, son muchas y ya están grandes, por eso ha sido difícil darles regalos”, compartió la abuela.

“Por eso estos regalos les caen de maravilla. Muchísimas gracias”.

Después de la primera parada, no fueron pocos los que observaron que la camioneta era vigilada desde lejos.

Los hermanos Machado Medina y unas visitas estaban ansiosos de recibir sus regalos.

Por eso uno de ellos arrancó desde la esquina corriendo hacia la vieja villa en donde residen, para avisarles a los demás que ya se acercaba la camioneta de Noroeste.

$!Viven pequeños la magia del Día de Reyes en Culiacán

En orden, los juguetes se bajaron, se acomodaron al frente y se repartieron.

Ángel Humberto, el mayor de los Machado Medina, se quedó con una de las bicicletas, además de su hermana Nabetse y Manuel tuvieron bicicletas, y los demás otros juguetes.

Jesús Roberto Quiñónez, uno de sus vecinos que estuvo en el lugar cuando se hicieron las entrevistas, también recibió.

Hoy llegó con sus hermanos Lucía Belinda, de 8 años, y José Alfredo, de 7 años, pero ninguno de ellos había estado en las entrevistas previas, por lo que no había peticiones suyas para lectores.

Sin embargo, por las donaciones recibidas en Noroeste, se pudieron armar paquetes de juguetes para los dos.

También ocurrió algo parecido con Santiago, uno de los primos de los Martínez.

Ahí, en otra de las casas de San Pedro, se entregaron juguetes para Israel, de 4 años; un teléfono celular para Diego, y un par de balones, figuras de acción y un juego de mesa para Job Emilio.

La magia también se trasladó desde Noroeste hacia Eldorado, pues en el campo El Toro, de la firma agrícola Areem, se entregaron 115 juguetes para niños y niñas, hijos de jornaleros.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Artículo disponible solo para lectores registrados
Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Sé parte de nuestra comunidad.

Regístrate gratis
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play