|
"COLUMNA"

"MEDICINA DEL DEPORTE"

"Estado Nutricional"

Amigo lector de Noroeste, ¿usted se preocupa por su nutrición?, o como la mayoría de los seres humanos que nos basamos en “panza llena, corazón contento”, porque esto puede ser que aplique en algunas ocasiones, nada más que éstas no sean tan seguidas, porque después su corazón, su sistema circulatorio, y la mayoría de los órganos le cobrarán los excesos. O usted es de los que busca culpables para su obesidad, porque se casó, porque tuvo hijos, porque ya no hace ejercicio, o la moda actual, desde que empezó esta pandemia, etc.

Pero sea cual sea su pretexto déjeme decirle que la obesidad entra por la boca, y si está gordo o gorda, es porque está comiendo, y no diga que existe comida chatarra, porque ésta no existe, lo que existen son nutrientes que el humano consume y éstos no son utilizados ni desechados por lo tanto se convierten en grasa y ésta se acumula en su cuerpo, que a la mujer se le puede considerar normal hasta un 20% de grasa, ya que para su función hormonal es necesaria, para el hombre si está abajo de un 15% es normal, claro que para un deportista este porcentaje es más exigente (entre un 6 y 12%), cuando se exagera en pérdida de grasa (menos del 5%), también es dañino para la salud.

Si entendemos que el estado o condición nutricional de una persona es el resultado del grado de satisfacción de las necesidades fisiológicas de nutrientes que a su vez depende de tres grandes factores: disponibilidad, consumo y aprovechamiento biológico de los alimentos. Si el individuo es disciplinado, además de tener una cultura alimenticia, se puede tener una percepción de su estado nutricional, aunque para esto se puede evaluar el estado nutricional, el cual es un proceso sistemático que nos permite detectar deficiencias nutricionales específicas.

La evaluación nutricional debe hacerse de manera individual y la información que nos reporta debe servir como base para diseñar el plan de atención alimentaria. Una evaluación nutricional completa debe de contemplar el empleo de múltiples índices entre los que se destacan: la exploración física, evaluación antropométrica y el estudio bioquímico o pruebas de laboratorio; así como la elaboración de una historia nutricional.

Al humano respecto a la masa corporal se puede dividir en: masa grasa y masa magra, donde la masa magra es el peso del individuo libre de grasa. También ésta otra división: masa muscular, masa grasa, masa ósea y masa visceral, pero sea cual sea su protocolo de estudio respecto a estas dos divisiones es válido.

Existen otros protocolos para estado nutricional como Índice de masa corporal o Índice de Quetelet, donde el peso en kilogramos se divide entre la talla en metros (elevado al cuadrado la talla en metros).

El peso libre de grasa (o masa magra) se obtiene del peso actual restando el peso graso. El peso de una persona se toma de acuerdo a las necesidades a mejorar: peso ideal se obtiene a partir del índice de masa corporal, se despeja en la fórmula el peso y el valor de IMC, donde peso ideal igual a: IMC (ref.) por talla en metros elevada al cuadrado. Peso normal es lo que sobresale del metro en kilos más/menos el 10%.

Los estudios bioquímicos sirven para detectar exceso o déficit de elementos específicos en la dieta. Confirman datos clínicos o antropométricos. Éstos por lo general se indican cuando se detectan mediante la clínica un probable déficit, o que el deportista le sea necesario el realizarlos por chequeo o su trabajo así lo requiera, aunque lo ideal es que se le realizará a todo individuo tanto amateur como profesional como preventivo.

El estado nutricional en cualquier ser vivo es fundamental, en el hombre que va a realizar cualquier actividad física o deportiva no escapa a esto, ya que de esto forma parte de su rendimiento.

Bien también desde esta columna le invitamos a no rendirse, está prohibido bajar la guardia, digan lo que digan las autoridades de Salud, la pandemia no está controlada, es cierto, no hay que caer en pánico, pero si usted se cuida, cuida a los demás. Haga caso a las autoridades de Salud: Use el cubrebocas, use lentes o careta, lávese las manos y respete la sana distancia y en su casa también cuídese. RECUERDE QUE USTED PUEDE LLEVAR LA MUERTE A SU CASA.