Te quedan articulos gratis este mes
|
Día del Abuelo

María Graciela, una abuela consentidora, con un don de servicio

Para esta dama, que comparte su amor a los suyos: servir es su vocación y predicar con el ejemplo ha sido una bendición

Su amabilidad y sonrisa, así como su gran vocación de servicio, distinguen a María Graciela Toledo García de la Cadena, una dama que siempre está dispuesta a ayudar al prójimo.

A sus 89 años, la madre, abuela y bisabuela, así como voluntaria del Comité de Damas de Cruz Roja Mazatlán, disfruta cada día al lado de sus seres queridos.

Gracielita, como todos la conocen, compartió su vida al lado de Edmundo Pérez Ubillas, originario del Paso, Texas, con quien procreó cinco hijos, Edmundo, Sergio Arturo, Graciela, José Manuel y Ubaldo Pérez Toledo.

La dama tiene 45 años de servicio como voluntaria de Cruz Roja Mazatlán, por lo que es parte fundamental y una decana en el Comité de Damas de la institución. Ella valora cada uno de sus reconocimientos y medallas que ha obtenido con dedicación y servicio en la institución.

$!Gracielita entre sus nietos, Santiago Pérez Ahumada, Sergio Pérez Pérez, José Eduardo Pérez Pérez y Juan Pablo Pérez Pérez.
Gracielita entre sus nietos, Santiago Pérez Ahumada, Sergio Pérez Pérez, José Eduardo Pérez Pérez y Juan Pablo Pérez Pérez. ( )

Gracielita, junto a su hijo menor, Ubaldo Pérez, en el año 1976, siendo aún él un niño, comenzaron su vida altruista para la Benemérita Institución, ambos recorrían casa por casa las calles del Centro Histórico, principalmente Constitución y Mariano Escobedo, recaudando dinero para el dispensario médico que tenía en aquella época Cruz Roja.

“Yo inicié en Cruz Roja por una invitación que me realizaron Alicia Pérez y Lucila Medrano, y empecé con Ubaldo mi hijo, que en aquel entonces él tenía 11 años, y empezamos a botear de puerta en puerta, ahí tengo ánforas de aquel entonces, y con un gafete y un brazalete nos fuimos por todo el Centro Histórico y así empecé en el 76”, recuerda.

“Cuando me dijo Alicia que le ayudara, le dije inmediatamente que sí; a los cinco años me dieron mi primera credencial de voluntaria y ahorita tengo el último, para mí Cruz Roja es mi segunda casa”, dice.

Entró con gran entusiasmo y espíritu de servicio a esta agrupación, lo que le ha valido para ser un pilar fuerte del comité.

“Ahora es un poco menos el trabajo por lo de la pandemia, porque antes teníamos un día específico para ir hacer ese montoncito de algodón con alcohol, a lo que se le llaman torundas, era una actividad que realizábamos una vez a la semana.

$!Gracielita es una abuela muy consentidora.
Gracielita es una abuela muy consentidora. ( )

“No es difícil ser parte de esto, lo que más se necesita es voluntad y después mucho amor a la institución. A mí me han dicho que me salga y deje de ir a dos juntas, pero a la tercera dije no, voy a ir, y hasta hoy soy la única que quedó de aquella generación”.

$!Gracielita siempre ha estado orgullosa de los reconocimientos que le ha otorgado la Benemérita Institución.
Gracielita siempre ha estado orgullosa de los reconocimientos que le ha otorgado la Benemérita Institución. ( )

Anécdotas inolvidable

Dentro de la benemérita institución, Gracielita ha vivido numerosas anécdotas, en su mayoría llenas de solidaridad y altruismo, ya que su objetivo principal es siempre tratar de brindar una mano a las personas vulnerables, pero algunas otras algo “chuscas” que le han causado risas.

“He tenido muchas vivencias dentro de Cruz Roja que fueron muy bonitas, como asistir a las convenciones nacionales, bueno más bien fui a una a Guanajuato, luego la segunda vez iba a ir a Puebla, nos registramos y todo, quedamos en que íbamos, pero a la hora de subir al camión íbamos Chayito Osuna y yo, no iba Esther (Maldonado), ni ninguna otra dama”.

“Recuerdo que iban puros socorristas, y con la experiencia que vivimos en Guanajuato, que fue que el grupo de damas andaba por su lado y el de socorristas por su parte, nos volteamos a ver Chayito y yo, y me preguntó, ‘¿Gracielita, qué vamos hacer tú y yo por allá?, en su mayoría eran puros hombres y nos bajamos del camión y no fuimos, le llamé a mi hijo, Pepe, para que fuera por mí, que ya estaba metido en el cine después de dejarme, pero son cosas bonitas que pasan”... ríe.

Entre las funciones que realizan las damas del Comité es organizar eventos altruistas para recaudar fondos, pero debido a la pandemia, sólo han hecho rifas de algunos artículos.

“Somos las que buscamos los contactos, vendemos boletos para nuestro evento anual, aunque ahorita sólo hemos hecho algunas rifas; bendito Dios para todas esas actividades siempre he contado con el apoyo de mi familia y además, tengo algunos benefactores que me buscan y seguimos en contacto, como Miguel Valadés Toledo, que es mi sobrino; también está el señor Anselmo (no recuerdo el apellido), el doctor Errasti y la Joyería El Delfín”.

“Gracias a Dios hemos dejado un legado, tengo varios nietos que están en el grupo de Juventinos, los hijos de Ubaldo, por ejemplo, y hasta el más pequeño está por entrar; además, ya uno de mis nietos, José Eduardo Pérez, estuvo ahí, y ahora es médico y labora en el Hospital General de Mazatlán”, dice con orgullo.

$!Rodeada del cariño de los suyos festejará este Día del Abuelo.
Rodeada del cariño de los suyos festejará este Día del Abuelo. ( )

Festejo con los suyos

Hoy, el Día de los Abuelos, en el cual se conmemora a todas aquellas personas que dan su amor incondicional a sus hijos, pero sobre todo a sus nietos, Gracielita dijo ser un día para disfrutar en familia.

“Espero disfrutar el día con mi familia, con los que estén, porque es difícil que estén todos, porque algunos viven fuera de Mazatlán, pero a lo mejor me llevan a comer o ya veremos. Ahora para mi cumpleaños 90, que es el 25 de septiembre, no sé si vayan a estar, ya que mi hija no va a poder venir porque vive en Estados Unidos, además tengo dos hijos en Ciudad de México y uno no puede venir porque su esposa está enferma, y otro que es Edmundo, el mayor, viven en Ciudad de México, piensa venir, pero no tiene fecha exacta, así que hay que festejar con los que estén, primero Dios”.

$!José Manuel Pérez Toledo junto a su mamá.
José Manuel Pérez Toledo junto a su mamá. ( )

Perfil

María Graciela Toledo García de la Cadena

Esposo: Edmundo Pérez Ubillas

Hijos: Edmundo, Sergio Arturo, Graciela, José Manuel y Ubaldo Pérez Toledo

Tiene: 12 nietos y 3 bisnietos

Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play