|
Telefonía

LG dejará de vender smartphones tras pérdidas de 4 mil 500 mdd

El año pasado LG vendió 23 millones de teléfonos, frente a los 256 millones que logró su competidor Samsung

La empresa surcoreana LG Electronics Inc anunció que pondrá fin a la producción y venta de su división de smartphones, tras pérdidas de 4 mil 500 millones de dólares en esa rama del negocio.

En enero pasado, LG adelantó que estaba considerando todas las opciones para amortiguar las pérdidas de casi seis años. Las conversaciones para vender parte del negocio a la empresa vietnamita Vingroup fracasaron por diferencias en las condiciones, según fuentes conocedoras del asunto, publicó Reuters.

LG, que llegó pronto al mercado con una serie de innovaciones en materia de teléfonos móviles, como las cámaras de ultra gran angular, ascendió hasta convertirse en el tercer mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo en el primer semestre de 2013, solo detrás de Samsung y Apple.

Sin embargo, conforme pasó el tiempo, sus modelos estrella sufrieron percances tanto de software como de hardware que, combinados con la lentitud de las actualizaciones de software, hicieron que la marca perdiera en la carrera contra sus competidores. Los analistas también criticaron a la empresa por su falta de experiencia en marketing en comparación con sus rivales chinos.

Aunque LG es actualmente la tercera marca en América del Norte y la quinta en América Latina por cuota de mercado, a nivel mundial su cuota es solo del 2%. El año pasado vendió 23 millones de teléfonos, frente a los 256 millones de Samsung, según Counterpoint.

La venta y producción de smartphones conforman la división de negocios más pequeña de las cinco que tiene LG, ya que solo representó el 7.4% de los ingresos de la compañía en el cuarto trimestre.

Se espera que LG conserve su tecnología móvil para utilizarla en su negocio de electrodomésticos y en su floreciente negocio de componentes para vehículos. A finales del año pasado lanzó una empresa conjunta con el proveedor de automóviles Magna International, que fabricará componentes clave para los coches eléctricos.