|
Fin de la guerra

Caos y desesperación en aeropuerto de Kabul, tras la victoria de talibanes

Luego de que los talibanes entraran en la ciudad, miles de personas comenzaron a llegar al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai para tratar de huir de Afganistán

KABUL._ Miles de personas, desesperadas por huir de Afganistán, desataron el caos este lunes, en el aeropuerto de Kabul, intentando abordar vuelos de repatriación en el primer día del país bajo el control de los talibanes.

Además se informó de que se podrían haber producido al menos tres muertos por tiroteos, de acuerdo con información de EFE.

La gente comenzó a llegar desde el domingo al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en la capital afgana, con muchos de ellos sin ni siquiera documentos de viaje o visado, dejando imágenes angustiantes, después de que los talibanes entraran en la ciudad, culminando su victoria final, tras dos décadas de guerra.

La mayoría son personas comunes que se apresuraron al aeropuerto llevados por la idea de que Estados Unidos, que está evacuando a su personal en el país, va a sacar a los afganos, de acuerdo a un funcionario del aeropuerto.

De momento, ni la fuerzas de seguridad afganas ni los combatientes talibanes han asumido la seguridad del aeropuerto, aseguró.

Esta situación ha dejado decenas de personas golpeadas, entre ellos niños, que se lanzan unas sobres otras para llegar a la pista, donde permanecen algunos aviones programados para una limitada evacuación de extranjeros, detalló.

En este momento, todos los vuelos desde el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai están temporalmente suspendidos, informó en un comunicado la autoridad de Aviación Civil de Afganistán.

Videos difundidos en las redes sociales muestran a cientos de personas empujándose y trepando sobre otros para subir a un avión, y en otros se escuchan, incluso, disparos en las cercanías.

Por lo que sugieren no acercarse al aeropuerto hasta que se reanuden los vuelos.

En la captura de pantalla de un video, que recoge el canal local Tolo en Twitter, se ven tres cuerpos en el suelo, y el mensaje de que son “víctimas presuntamente de disparos en el Aeropuerto Internacional de Kabul esta mañana”, sin mayor confirmación, aunque también se especula que pudieran morir en una estampida.

A primera hora de este lunes, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que había “completado” el proceso para transportar al aeropuerto a los aproximadamente 4 mil empleados de su Embajada en Kabul.

Asimismo, la Embajada estadounidense reiteró hoy su alerta para las personas que esperan ser repatriadas, para que no se acerquen al aeropuerto, debido a la frágil seguridad de la zona y que permanezcan resguardados en sus lugares, hasta que les avisen.

El Departamento de Estado informó en un comunicado de que está trabajando para asegurar el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai y permitir la salida segura del personal estadounidense y sus aliados, a través de vuelos civiles y militares.

“Durante las próximas 48 horas, habremos expandido nuestra presencia de seguridad a casi 6 mil soldados, con una misión enfocada únicamente en facilitar estos esfuerzos y asumir el control del tráfico aéreo”, informó.

Un grupo de 70 países de todo los continentes, incluidos España, Francia o Alemania, instaron este lunes a “quienes ocupan cargos de autoridad en todo Afganistán” que permitan a los ciudadanos del país y a los internacionales marcharse del país asiático.

Talibanes declaran victoria y fin de la guerra

El mulá Baradar Akhund, jefe de la oficina política de los insurgentes en Catar, declaró el fin de la guerra de Afganistán con la victoria de los insurgentes, un logro inesperado por su rapidez y que se completó ayer con la huida del Presidente, Ashraf Ghani, y la toma de Kabul.

“Hemos alcanzado una victoria que no se esperaba (...) debemos mostrar humildad ante Alá”, dijo en un mensaje en video el ex número dos del movimiento insurgente en la primera declaración pública de un líder talibán, tras la conquista del país.

En el primer día en Afganistán bajo control talibán desde la invasión estadounidense en 2001, Baradar se refirió a este como “el momento de la prueba”.

“Ahora se trata de cómo servimos y protegemos a nuestra gente, y de cómo aseguramos su futuro, para ofrecer una buena vida lo mejor que podamos”, añadió.

Los talibanes tomaron el domingo el control de Kabul, después de que sus combatientes entraran en la capital, sin encontrar resistencia y con casi todas las provincias bajo su control.

En el primer día del país bajo el control de los talibanes, la seguridad de la capital afgana y la mayor parte del país amaneció en manos de los insurgentes que patrullan las calles y controlan el movimiento de personas.

“El Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) ha ordenado a sus muyahidines y una vez más reitera que nadie puede entrar en la casa de nadie sin permiso. La vida, la propiedad y el honor de nadie serán dañados, estos deben ser protegidos por los muyahidines”, dijo en Twitter el portavoz talibán Suhail Saheen.

Medios locales difundieron imágenes dramáticas de miles de personas en el aeropuerto de Kabul intentado huir del país, pese a la cancelación de la mayoría de los vuelos comerciales y las restricciones.

La Embajada de Estados Unidos en Kabul reiteró hoy la alerta a sus ciudadanos y personas esperando por la repatriación, de no acercarse al aeropuerto debido a la frágil seguridad, hasta que sean llamados para atender a su vuelo.

El colapso del país ocurrió en cuestión de semanas, después de que en mayo las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN comenzaran la fase final de la retirada, entregando todas sus bases militares a los afganos.

Ghani culpó hace semanas a Washington de la crisis del país que, aseguró, es el resultado de la salida abrupta de las tropas internacionales, y el proceso de paz coordinado por Estados Unidos para la reconciliación que se basó en “teorías inmaduras”, dijo.

Tras huir en secreto del país y sin una renuncia pública, Ghani aseguró anoche en un comunicado que abandonó el poder “para evitar un derramamiento de sangre”, ya que, según él, los talibanes estaban dispuestos a atacar Kabul para derrocarlo.

Con la salida de Ghani, un grupo de líderes políticos formó ayer el Consejo de Coordinación para la transición del poder a manos de los talibanes, integrado por el ex Presidente afgano Hamid Karzai, el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación, Abdullah Abdullah y el líder del partido Hizb-e-Islami y ex señor de la guerra, Gulbuddin Hekmatyar.

Sin embargo, de momento, los insurgentes no han dado detalles de cómo será el proceso de transición o la toma del poder.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play