Te quedan articulos gratis este mes
|
Pandemia

Joe Biden reta a las farmacéuticas; quiere eliminar patentes de vacunas contra el Covid-19

Esto es una crisis de salud global y las circunstancias extraordinarias que plantea la pandemia de covid-19 requieren también de medidas extraordinarias, dice Katherine Tai, representante comercial del demócrata

El Presidente Joe Biden respaldará una excepción transitoria de las patentes que hoy protegen los derechos intelectuales de empresas como Pfizer y Moderna para fabricar vacunas contra el Covid-19, bajo el supuesto de que eso acelerará su fabricación y distribución.

Katherine Tai, la representante comercial del Presidente demócrata, explicó así el giro estadounidense: “Esto es una crisis de salud global y las circunstancias extraordinarias que plantea la pandemia de covid-19 requieren también de medidas extraordinarias”.

Tedros Ghebreyesus, director de la OMS, catalogó la movida de Biden como “histórica y monumental” en la lucha contra el covid-19 y prueba del tipo de liderazgo que EE. UU. podía ejercer a la hora de confrontar retos que son universales.

Pero la decisión de Biden no fue fácil. De hecho, fue una que terminó dividiendo a su propia administración y a los mismos demócratas.

Se sabe, por ejemplo, que la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, no estuvo de acuerdo con la excepción y fue excluida de las discusiones que se adelantaron en las últimas semanas en torno a este tema. Y que el paso solo era respaldado por el ala más liberal en el Congreso, que agrupa a unos 100 legisladores en la Cámara de Representantes.

Biden, con su movida, está rompiendo con una tradición de la política comercial de su país, que por lo general se ha alineado con los intereses de estas grandes compañías.

Y en el proceso está abriendo un nuevo campo de batalla con las farmacéuticas, cuyo lobby es de los más poderosos del país, y con los republicanos, que suelen pararse de su lado.

Y hará más difícil sus batallas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) con países como China, a quien acusa periódicamente de robar o abusar de la autoría intelectual de científicos y empresarios.

El diario The Wall Street Journal, de orientación conservadora, catalogó de inmediato la decisión como un “hurto a mano armada” que desestimula la inversión en desarrollo de medicamentos en el futuro.

Laboratorios dicen que afectará cadenas de producción

Y la reacción de la industria farmacéutica, como se esperaba, fue muy crítica. “En medio de una mortal pandemia, la administración Biden ha tomado un paso sin precedentes que va a comprometer nuestra capacidad global de responder al reto.

No solo genera confusión entre los socios privados y públicos, sino que afectará las cadenas de producción e incentivará la proliferación de vacunas adulteradas o falsas”, dijo este jueves Manufactureros e Investigadores Farmacéuticos de América, una organización que representa a esta industria en EE. UU. Para ellos, el problema actual no es necesariamente la carencia de vacunas, sino los recursos primarios y tecnológicos que se requieren para producirlas.

Al eliminar la patente, dicen, se generará una competencia feroz por esos recursos que afectará la producción mundial. Además del impacto que tendrá en la generación de empleos.