Te quedan articulos gratis este mes

Después del incendio, renace la fábrica de renovado de Vitallantas Mazatlán

La fábrica inicia con un mínimo de operaciones pero está lista para alcanzar una producción alta.

Las llamas devoraron lo que anteriormente era su fábrica. Era el año 2020, el año en que inició la emergencia sanitaria por Covid-19, y casi todo lo que tenían, en sólo minutos, el incendio lo había convertido en humo.

Así desapareció temporalmente la fábrica de Vitallantas de Mazatlán, en uno de los años más complicados para la economía mundial y en tiempos en que pocos, sacaban dinero del bolsillo para jugarse un volado de inversión.

Sin embargo, lo que ocurrió entonces rayó en lo quimérico: hubo una familia que sí quiso invertir en resucitar la fábrica, la familia Domínguez Kelly, que sumó un capital junto a la empresa Continental México, proveedor de Vitallantas, y en cuestión de 10 meses Vitallantas volvió a levantar su inmueble en Mazatlán con todo y equipo, pero no cualquier inmueble, y no cualquier equipo, si no toda una infraestructura con la mejor tecnología que además es amigable con el medio ambiente.

Sobre el Libramiento Luis Donaldo Colosio la nueva fábrica está de pie... como si nunca se hubiera ido.

$!Después del incendio, renace la fábrica de renovado de Vitallantas Mazatlán

“Es una fábrica totalmente nueva, con las máquinas y los procesos más modernos que hay en día, es una fábrica que se ha hecho durante la pandemia, que nace de un desastre que ocurrió aquí hace un año”, dijo José Luis de la Fuente, director general de Continental en México

“Lo que ha hecho la familia Domínguez Kelly ha sido invertir, junto con Continental para poder tener esta fábrica, una fábrica que creo que es un referente en todo Sinaloa y en el área de alrededor”.

En la reapertura de la fábrica de renovado se explicó que ahí las llantas desgastadas o dañadas básicamente vuelven a ser nuevas; ese “alargamiento de vida”, representa un ahorro económico para las empresas de transporte, su principal mercado.

La fábrica inicia con un mínimo de operaciones pero está lista para alcanzar una producción alta.

“Esto habla de cómo una empresa puede caer y se vuelve a levantar, como los sinaloenses”, manifestó Javier Lizárraga Mercado, Secretario de Desarrollo Económigo de Sinaloa, quien estuvo presente en la celebración.

No se detalló cuántos millones de pesos se necesaron para que, tal Ave Fénix, la fábrica de Vitallantas Mazatlán volviera a resurgir de entre las cenizas, aunque se comentó que “fueron bastantes”.