Te quedan articulos gratis este mes
|
Zona rural

El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

En 2009, los pobladores fueron casi obligados por el Gobierno a abandonar su pueblo porque les dijeron que el agua lo desaparecería todo. Pero eso nunca ocurrió: el agua sólo “devoró” cinco casitas de las 300 que había

Dicen que siempre se regresa al lugar donde alguna vez se fue feliz... y en el viejo San Marcos, uno de los pueblos que supuestamente se iba a inundar por la construcción de la Presa Picachos, las familias han regresado.

En 2009, los pobladores fueron casi obligados por el Gobierno a abandonar su pueblo porque les dijeron que el agua lo desaparecería todo. Pero eso nunca ocurrió: el agua sólo “devoró” cinco casitas de las 300 que había.

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

Tres familias nunca se salieron del pueblo pero en últimos tiempos muchos antiguos pobladores visitan sus viejas casas.


- Tengo entendido que el pueblo se inunda en 2009...

- “No se inunda, dijeron que se inundaba y sólo a cinco casas les llegó el agua”, dice Cipriano Osuna, quien forma parte de una de las tres familias que nunca se mudaron al nuevo San Marcos, a unos cuantos kilómetros de distancia.


- ¿Realmente al pueblo nunca lo debieron de haber movido?

- Yo no sé, pregúntale al Higuera, a Padilla... a Fox y a Calderón, y ahí se va la cadenita.

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

En la entrada del viejo San Marcos se observa una casa color azul, de dos plantas, que en los últimos meses ha sido reparada por sus dueños porque será una propiedad para pasar los fines de semana, y así se encuentran más.

Sin embargo, casi todas las casitas están como sin alma, abandonadas, y unas cuantas ya no pudieron cargar el peso de la desatención y se desmoronaron, sin más.

Algunas familias que ya viven en el nuevo San Marcos regresan sólo para saber que ahí siguen las cuatro paredes donde dejaron sus recuerdos, 12 años atrás, o regresan también porque ahí “guardan” animales.

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

Un pueblo fantasma sería un calificativo acorde a las escenas que incluso inspiraron un documental en 2015, el cual resultó ganador, llamado “Los reyes del pueblo que no existe”, que habla sobre esas tres familias indóciles, negadas a salirse.

“Muchos tienen casa aquí y tienen casa en el nuevo pueblo que les construyó el Gobierno, o sea que ahora tienen dos casas, pero no viven aquí, sólo vienen a verlas”, expresó uno de los pobladores del viejo San Marcos.

El tráfico entre el viejo y el nuevo pueblo es común, la gente va y viene, lleva y trae mercancía, pasea de aquí para allá.

La energía eléctrica y el agua potable nunca se fueron del viejo San Marcos, la ruta del camión no dejó de cumplir, y si se necesita algo como médicos o escuela, uno sólo se traslada al nuevo San Marcos o a Mazatlán.


- ¿No les da miedo vivir aquí tan solos?

- “Me daría más miedo vivir donde hay más gente”, dice Don Cipriano, quien además de atender la tortillería del pueblo es quien remienda la iglesia, la plazuela, en memoria de la comunidad que le dio todo.

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

Irineo es otro vecino que nunca abandonó su pueblo. Él apareció en el documental, hasta fue a recibir el premio al estado de Morelos, donde conoció a actores como Nicolas Cage que en esa ocasión sirvió de jurado.

“Me pedía cigarros, el cabrón...”, recuerda.

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan

- ¿Por qué nunca se salió usted de aquí?

- Nunca llegó el agua. ¿Para qué me salía?

$!El viejo San Marcos nunca se inundó por la Presa Picachos, y ahora las familias regresan
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play