Te quedan articulos gratis este mes

Festejan ser padre entre la pandemia

Padres que laboran en el sector salud en Mazatlán narran lo difícil que ha sido para ellos llegar a casa, tras salvar vidas, y no poder abrazar a sus hijas e hijos en medio de la pandemia de Covid-19

Cuanto dolor en el alma puede sentir hoy en día un padre por no poder abrazar a sus hijos e hijas por temor a contagiarlos del coronavirus Covid-19, después de una jornada de trabajo en el sector salud.

Esta situación es la que han padecido desde el inicio de la pandemia Marco Antonio Burgos, Manuel Osuna Ramírez y Axel Vélez Valle.

Los tres, pese a que laboran en espacios diferentes en cada jornada en el Hospital General de Mazatlán, tienen un mismo objetivo: sanar a quienes padecen de alguna enfermedad.

Hoy en día, ante los estragos que viven por la pandemia, deben de aislarse de sus pequeños, pues el temor a infectarlos si es que son portadores del virus es latente.

Sin embargo, no solo es separarse en este momento de sus seres queridos.

Por situaciones de la vida, alguno de estos tres padres debió moverse a otros estados para estudiar y obtener mayores oportunidades de crecimiento académico.

Reconocieron que equilibrar el trabajo con la vida familiar es difícil, ya que fueron muchos médicos los que se tuvieron que aislar de su familia, lo cual se volvió más complicado con sus hijos, pues ¿ cómo le explicas a un niño que no puede abrazar a su papá?

Por fortuna la pandemia ha tenido mayor control en los últimos meses, a comparación de lo que fue hace un año. La carga laboral es menor, dicen, para que los trabajadores del sector salud regresen a sus casas.

Pero sobre todo, señalan, es sentirse orgullosos de que sus hijos han podido entender la situación y, quizás cuando sean grandes, puedan presumir que su papá enfrentó la pandemia y salvó muchas vidas.

No obstante, los tres aseguran que el esfuerzo vale la pena ante el legado que le puedan dejar a sus hijos. Así es como van a festejar hoy el Día del Padre.

$!Doctor Marco Antonio Burgos
Doctor Marco Antonio Burgos ( )

Marco Antonio, entre el puerto y Sonora

El doctor Marco Antonio Burgos tiene un niño de 5 años de edad.

El pequeño se refleja en él, dice, porque le ha expresado que cuando sea grande quiere ser como su papá: doctor.

Sin embargo, el doctor Burgos dice que en su caso le ha sido difícil separarse de su familia, que vive en Sonora, por tener mayor conocimiento de su profesión. Tuvo que salir a otro estado.

“Él niño me dice que quiere ser doctor, pero yo le digo que no porque ahorita me dice que me extraña y que si yo no podía estudiar allá donde vive (en Sonora).”Le he tratado de explicar que es por un bien a futuro (el estar fuera y alejado de su familia), y sí, la verdad es difícil, pero él es el motorcito que lo impulsa a uno”, señala el profesionista.

El doctor Burgos expresa, aunque lo ve como un aliciente, que se da la oportunidad de ver a su familia una o dos veces al mes, allá en Sonora.

$!Enfermero Manuel Osuna Ramírez
Enfermero Manuel Osuna Ramírez ( )

Manuel, con temor latente por sus hijas

Para el enfermero Manuel Osuna Ramírez su trabajo le ha servido para reflexionar y valorar más a su familia, ya que en varias ocasiones le ha tocado atender pacientes que le hacen pensar en sus hijas.

Manuel dice que sus niñas tienen 8 y 10 años de edad.

“Hay niñas o niños que llegan y no pueden respirar, no hallan qué hacer para poder satisfacer la falta de oxígeno que tienen, aunque les demos sus cuidados, los ves en ese estrés en el que están luchando para respirar”.

”Entonces, es difícil ver e imaginar que tus propios hijos pueden llegar a esa situación por la pandemia”, expresa el padre de familia.

Acepta que, en ocasiones, se vuelve algo extremista porque ante cualquier síntoma de salud piensa que sus hijas pueden padecer alguna enfermedad complicada.

Además, dice, ha implementado cuidados en su casa para evitar que su familia se contagie de Covid-19.Un dolor adicional para Manuel es que no puede ver a sus hijas hacer lo mismo que los demás niños, en estos tiempos de pandemia, como es el hecho de jugar en la calle.

“Hay veces que pasamos, ya sea por restaurantes o algún parque, y ves a otras familias que andan ahí jugando sin cubrebocas y nosotros no nos paramos por miedo, porque no sabemos si alguno de ellos tiene la enfermedad sin que lo sepa, entonces no nos quedamos ahí”, lamenta.

“Yo tengo dos hijas y sí cambió el acercamiento con ellas, porque no podías abrazarlas, tenía que llegar limpio a casa para poder acercarme aún sin abrazarlas, ya cuando llegas la cosa cambia”.

$!Doctor Axel Vélez Valle
Doctor Axel Vélez Valle ( )

Axel, un bebé que debe cuidar... aún más

Para el doctor Axel Vélez Valle, la pandemia le deja una preocupación más en su vida.

Tiene un bebé de 9 meses que nació durante la contingencia sanitaria.

Recuerda que tuvo que aislar a su esposa porque al inicio de la contingencia por Covid, ella estaba embarazada.

Ella era de los sectores de la población de primer riesgo.

“Cuando estaba el pico fuerte de la pandemia, mi esposa estaba embarazada, entonces había momentos en los que mejor me aislaba yo en casa porque a veces llegaban pacientes (al hospital) que necesitaban atención urgente y pues para no contagiarla, y ahora que nació el bebé aún tengo que tener muchos cuidados”, dice.

Su modo de vida, señala, cambió de forma radical, pues para cuidar a su familia del contagio por su trabajo tuvo que tomar medidas en su casa.

Dice que usa ropa para su trabajo... y se cambia de vestimenta al entrar a su hogar, además de que ha tenido que tomar terapia psicológica para poder separar los problemas que tiene en el hospital y no llevarlos a su domicilio.

$!Festejan ser padre entre la pandemia