Te quedan articulos gratis este mes
|
Artista circenses

Libia alegra a las personas con sus actos circenses en los cruceros de Mazatlán

La joven que dentro de unos días cumplirá 30 años de edad, dice que los actos circenses son su pasión; desde hace nueve años hace espectáculos en los cruceros de Mazatlán, aunque sueña más adelante en dar talleres y enseñar a niños este arte que la ha sacado adelante

El sol en la tarde del miércoles arrecia en Mazatlán.

Estar bajo el astro sin ninguna protección es un acto que debería ser considerado heroico, dado que la sensación térmica en el puerto rebasa los 40 grados.

Aun así, en el crucero de la Carretera Internacional y la Avenida Óscar Pérez Escobosa se encuentra Libia Zulema Zambrano Rangel, mostrando su espectáculo circense a quien transita por esta vialidad.

Mientras los vehículos transitan por la Internacional, carretera que lleva a Culiacán, Libia toma un poco de sombra que da un poste del camellón que divide el asfalto, cuando el semáforo se pone en rojo, comienza su show con los “Hula hoops”.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

Mientras que se capta en su espectáculo con los aros, vemos que maneja a la perfección tres de ellos, su coordinación es perfecta, en ningún momento se ve un traspié, un error, un mal movimiento, la armonía con la que maneja su cuerpo y los hula hoops es perfecta, y eso es porque ella es una perfeccionista, y ama lo que hace.

Esta tarde no hay show con fuego, pero es algo en lo que también se especializa, lo cual no ha sido fácil perfeccionar, son muchas las horas bajo el sol, de desvelo en las noches, algunas quemadas, su trabajo no es nada fácil, pero a pesar de todo, de lo cansado y el desgaste que es a veces estar en medio del sol, es algo que ama hacer.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

“Hago arte circense con hula hulas, con fuego también. Lo que hago es darle a la gente algo diferente, lo que es el circo, más que nada alegrarles un poco el día, que ahorita con el Covid, pues la gente está muy asustada, otra deprimida, otras tristes, entonces el alegrarle a la gente un poquito el día no está mal”, menciona.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

“A los 19 conocí el circo, pero a los 21 empecé a trabajar de esto, empecé por las calles y ahorita ya tengo eventos, trabajé en el Hotel Playa Mazatlán, he trabajado en El Cid, he trabajado en la Marina de El Cid, he trabajado en antros; también en Culiacán, voy y tomo talleres, regreso”, añade.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

La joven comparte que sus hijas son su motor, no le gusta mucho el adentrarse en su vida personal, pero no puede evitar el gusto que le da el hablar de sus pequeñas.

Su piel luce los estragos del sol, pero no tiene un mal aspecto, pero es la piel de alguien que pasa varias horas bajo los rayos del sol, pero platica que no usa bloqueador, solo maquillaje, su “naricita” y sus prendas, es lo que la protege del astro rey.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

“Ya me acostumbré, no me pongo bloqueador, ni nada, nada más cremita, así nada más, ya estoy acostumbrada, solo el maquillaje, y vámonos”, menciona.

Cuando se le cuestiona qué es lo que quiere hacer con su vida, sobre todo en lo profesional, dice que ella quiere vivir del arte, de lo que hace, del espectáculo circense, no le interesa estudiar una carrera, quiere dedicarse toda su vida a esto, aunque también espera algún día poder enseñarlo, es a lo máximo que aspira.

$!Foto: Noroeste
Foto: Noroeste ( )

“Solo estudié hasta la prepa, no la terminé... pero no es algo que me interese, a mí me gustaría prepararme en el circo, pero no en los circos de aquí, a mí me gustan los circos profesionales”, explica.

“Me gustaría compartir lo que hago con la gente, trabajo por amor al arte y no necesito un circo para hacer lo que hago, que se note lo que me gusta hacer. Mi proyecto sería que el gobierno me pague a mí para yo darles clases a niños de escasos recursos, ese es mi proyecto”, añade.

Ese es su sueño cumbre, enseñarle a la gente lo que hace, y poder vivir de ello, pero por lo pronto, todos los días se pone en algún punto de la ciudad por dos horas en la tarde, luego, de ocho a doce de la noche, se instala en la Zona Dorada, aunque reconoce que en ocasiones es complicado, dado que no es del gusto de las autoridades municipales.

“Yo quisiera que el gobierno me dijera: ‘Ten Libia, cada semana vas a estar yendo a diferentes partes de colonias a impartir talleres de circo, de hula hulas, de lo que haces, a niños, y cada mes se te va a ir pagando algo’, algo así”, reconoce.

“En el día nada más trabajo dos horas, porque el sol está muy fuerte, a menos que necesite mucho dinero ya trabajo más, pero me gusta trabajar en la Zona Dorada, de ocho a doce de la noche, pero en la Zona Dorada me quitan los fiscales, los de Oficialía Mayor, dicen que doy mal aspecto”, lamenta.

Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play