Te quedan articulos gratis este mes
|
Tragedia

Línea 12 del metro de la CDMX: vórtice de corrupción y riesgo desde el principio

Usuarios y ciudadanos denunciaron meses antes que observaban a simple vista daños en columnas y la estructura. Pero ese tramo ha sufrido cierres por daños y mala construcción desde 2014 y en 2017
04/05/2021

Texto: María Ruiz, Lydiette Carrión y Daniel Lobato

MÉXICO._ El 30 de octubre de 2012, Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y el Presidente Felipe Calderón inauguraron la Línea 12 del Metro, junto con Carlos Slim, uno de los constructores.

El tramo elevado de la línea 12 del Metro ha sufrido cierres, daños desde que la línea fue inaugurada. El último es el desplome de un tramo entre la estación Olivos-Tezonco que dejó 24 personas fallecidas y 64 hospitalizadas.

Usuarios y ciudadanos denunciaron meses antes que observaban a simple vista daños en columnas y la estructura. Pero ese tramo ha sufrido cierres por daños y mala construcción desde 2014 y en 2017.

Anunciada con bombo y platillo

En diciembre de 2006, apenas tomó protesta Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, anunció que se crearía por primera vez en décadas un nuevo tramo de Metro. Ésta era una deuda pendiente de anteriores administraciones.

En agosto de 2007, tras una breve encuesta para determinar el lugar que más requería Metro, Ebrard anunció el proyecto “Línea 12: línea dorada, la línea del Bicentenario”, ya que estaba en puerta el bicentenario de la Independencia: Originalmente se planeó que tendría 23 estaciones en 24 kilómetros, y transportaría diariamente hasta 450 mil personas. En aquella ocasión, Ebrard soltó una cifra: el proyecto costaría 13 mil millones de pesos.

El director del Proyecto Metro del Distrito Federal fue Enrique Horcasitas Manjarrez, ingeniero civil. Para la construcción de la Línea 12 se abrió una convocatoria de licitación, y las ganadoras fueron un conglomerado: ICA, CARSO (con participación de Carlos Slim) y la francesa Alstom. Una de las empresas ganadoras fue ICA, donde Luis Horcasitas, hermano del funcionario, ostentaba un cargo directivo.

Ese año, ICA se presumía en todos lados: en un publirreportaje, advertía tan sólo sus grandes proyectos de construcción aquel año:

En 2011 y 2012, los proyectos más importantes de Construcción Civil son:

Línea 12 del Metro del DF. Autopista Río de los Remedios- Ecatepec. Extensión de la autopista Del Mayab. Proyecto hidroeléctrico La Yesca. Autovía Urbana Sur. Proyectos de CPS Sonora y CPS Jalisco. Túnel Emisor de Oriente del sistema de drenaje del valle de la Ciudad de México. Línea Dorada.

El 30 de octubre de 2012, ya a punto de salir del gobierno, Ebrard inauguró la línea junto con el entonces Presidente Felipe Calderón. Al final, según datos publicados en aquel entonces, el proyecto costó alrededor de 26 mil millones de pesos: es decir alrededor de 11 mil millones de pesos más de lo planeado.

Desde el inicio, la línea dio problemas

Casi desde el inicio la línea presentó problemas. Para julio de 2013, senadores presentaron un punto de acuerdo para investigar la línea. Los usuarios reportaban goteras e inundaciones, a pesar de que la obra había sido muy costosa.

De acuerdo con la Cuenta Pública de 2011 de la Auditoría Superior de la Federación, el gobierno de Ebrard había dado pagos adicionales por 7.5 mil millones de pesos. Es decir, un sobre costo del 45 por ciento de lo presupuestado.

Pero las irregularidades no eran sólo esas.

“Además, la empresas ALSTOM, ICA E IDEAL-CARSO que construyeron la Línea 12 interpusieron una demanda civil en contra del gobierno capitalino; el juicio se encuentra en el juzgado 41 de lo civil y en él se exige el pago de tres 834 millones 676 mil 82 pesos más los intereses moratorios y los gastos financieros que ascienden a más de 118 millones 260 mil pesos.

“En su momento, debido al atraso que registraba la obra el ex Jefe del Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, ordenó la expropiación de algunos predios y casas pero después los terrenos no se ocuparon y se tuvieron que vender de nuevo a otros particulares.

“También, se introdujeron modificaciones al proyecto original y cambios en el trazo de la obra, lo que derivó en un costo extra de 550 millones 718 mil pesos, que no estaban considerados en el presupuesto inicial; la auditoría detectó que no se realizaron unas obras consideradas para la estación Ermita de la Línea 12, también manifestó el incumplimiento de obras para el acceso a personas con discapacidad como la falta de rampas, barandales, escaleras metálicas, equipos y elevadores para minusválidos”.

2014: cambio de gobierno, el escándalo

Durante 2013, con la nueva administración, se hicieron algunos cierres temporales de la línea para dar mantenimiento. Pero para marzo de 2014, cuando Miguel Ángel Mancera ya era jefe de Gobierno, su entonces director de la Secretaría de Transportes y Comunicaciones, Joel Ortega Cuevas, anunció el cierre temporal del tramo entre la terminal Tláhuac y la estación Culhuacán. Este primer cierre duró seis meses, y en uno de los tramos llegó a durar dos años. La finalidad, de acuerdo con Ortega, era realizar estudios, correcciones y mantenimiento para resguardar la seguridad de los usuarios.

La razón, dijeron los funcionarios, era que habían identificado graves fallas en el tramo elevado (al cual pertenece la estación Olivos donde fue el colapso de este lunes); y existía riesgo de descarrilamiento de los trenes. De acuerdo con reportes de la prensa, este tramo habría correspondido a la empresa Carson.

Joel Ortega advirtió de serias fallas estructurales: los rieles no eran los adecuados para los carros, por ejemplo, por eso presentaban terrible deterioro en poco tiempo. Fuera de grabadoras en aquel entonces se aseguró que empresas extranjeras presionaron para que les compraran a ellas los carros. De ahí que muchas decisiones se tomaron en torno a adquirir determinados carros y no a las necesidades del proyecto.

También se registró que muchas de las compras realizadas ya no se encontraban en inventario. Si bien esto último nunca se pudo atribuir por completo al proyecto, dado que al interior del Sistema de Transporte Colectivo Metro se ha practicado por años el robo de material.

2015: inhabilitaciones a Horcasitas, Ebrard, al exilio

Desde 2014, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal creó una comisión para investigar. Para enero de 2015, esa comisión determinó que en la construcción de la Línea 12 se cometieron, al menos: peculado, pagos indebidos, uso indebido del ejercicio público, ejercicio indebido de atribuciones. La ALDF exigió a la entonces Procuraduría General de la República «deslindar responsabilidades» contra Ebrard Casaubón, Horcasitas, y contra el ex secretario de Finanzas, Mario Delgado.

Marcelo Ebrard, después de un intento fallido por tener una diputación en Movimiento Ciudadano, se fue a vivir a Francia. Aseguró que no huía de la ley y que si se le necesitaba o si se le fincaban responsabilidades, regresaría. Pero volvió años después.

El escándalo de la Línea 12 también tuvo un tinte: el gobierno entrante de Miguel Mancera no era el favorito de Ebrard Casaubón. En otras palabras: Ebrard no quería dar la candidatura a Mancera. Así que cuando este llegó al poder tuvo profunda enemistad con la administración anterior.

Pero volviendo a la línea 12: aquel mismo año (2015), Horcasitas Monjarrez tenía una orden de aprehensión. Una de las tantas irregularidades de todo el proyecto es que originalmente se había planeado una policlínica junto a la estación Tláhuac. Se lanzó la licitación pero fue declarada desierta en 2012. Sin embargo, extrañamente, en 2013, se dio la licitación a otra empresa para que administrara la policlínica.

Enrique Horcasitas Monjarrez fue inhabilitado; y según lo dispuesto por un juez en el entonces Distrito Federal, deberían pasar 20 años antes de que pudiera ocupar un puesto público; además de pagar poco más de 7 millones de pesos. (Sin embargo, Horcasitas se amparó; el caso escaló hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y ésta ratificó el amparo a Horcasitas en 2018.)

Desde entonces, sin embargo, el gobierno del Distrito Federal (y luego de la Ciudad de México) tuvo que desembolsar altos montos para mantener a flote el tramo elevado de la línea 12.

Para 2015, Horcasitas Monjarrez tenía una orden de aprehensión. Una de las tantas irregularidades de todo el proyecto es que originalmente se había planeado una policlínica junto a la estación Tláhuac. Se lanzó la licitación pero fue declarada desierta en 2012. Sin embargo, extrañamente, en 2013, se dio la licitación a otra empresa para que administrara la policlínica.

El sismo

Justo después del sismo de 2017, la línea 12 del Metro sufrió afectaciones cerca del tramo que este 3 de mayo colapsó: cerca de la estación Olivo pero rumbo a la estación Nopalera.

Una nota del diario el Universal lo narra y da cuenta por medio de fotografías:

“Las consecuencias del sismo de 7.1 que se registró el pasado martes en la Ciudad de México también generó temor entre los vecinos de la delegación Tláhuac, principalmente a quienes viven junto a la parte elevada de la Línea 12 del Metro, porque temen que la infraestructura se colapse en cualquier momento, debido a que se presentaron grietas considerables y se cayeron algunos pedazos de la construcción”.

En este 2021, las tres empresas siguen activas en proyectos mexicanos, y en particular en el Sureste, con el Tren Maya.

Una nota de Expansión advierte: El Tramo 2 se adjudicó a Operadora Cicsa (CICSA) y FCC Construcción (FCC), ambas propiedad del magnate Carlos Slim. La construcción del Tramo 4 del proyecto fue adjudicada de forma directa a ICA por tener la concesión del trazo correspondiente. La francesa Alstom está interesada en la convocatoria de material rodante de hasta 70 trenes para el Tren Maya.

Después del accidente, tanto Ebrard como Mancera emitieron mensajes en sus cuentas de Twitter. Dieron su pésame a las víctimas y hablaron de deslindar responsabilidades.