Te quedan articulos gratis este mes
|
Investigación

Por fraude del sindicato de Romero Deschamps, Pemex pagará 2 años de salarios caídos

Trabajadores que fueron despedidos injustificadamente debido a un fraude orquestado por el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana en el año 2019, en ese entonces a cargo de Carlos Antonio Romero Deschamps, ganaron una demanda colectiva y serán reinstalados en sus puestos y Pemex deberá pagar los salarios caídos

MÉXICO._ Petróleos Mexicanos (Pemex) deberá pagar millones de pesos de salarios caídos y reinstalar en sus puestos de trabajo a petroleros quienes fueron despedidos en 2019 por un supuesto fraude derivado del depósito de becas para estudios que ellos nunca solicitaron, pero que avaló la dirigencia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) entonces a cargo de Carlos Antonio Romero Deschamps.

“El proceso de reinstalación lo ejecuta la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en una sentencia y en el laudo viene detallado lo que ganamos en la demanda, que es la reinstalación y el pago de salarios caídos”, dijo en entrevista con SinEmbargo Alan Aldape, uno de los petroleros rescindidos a causa del fraude que cometió el STPRM.

El agravio cometido en contra de más de 200 trabajadores de Pemex ocurrió en marzo de 2019, días antes del 81 Aniversario de la Expropiación Petrolera. En ese entonces, 198 petroleros de la refinería Cadereyta, Nuevo León, fueron llamados por el área de Recursos Humanos de la petrolera y fueron despedidos, pero después se sumaron más.

“El Sindicato simuló que nosotros habíamos pedido una beca, nos dijo que era un préstamo administrativo”, afirmó en ese entonces Aldape, quien contaba con 12 años de antigüedad como operador en la refinería y que fue acusado, al igual que al resto, de haber recibido 50 mil 961 pesos en 2018 por concepto de beca de la Universidad Tecnológica Cadereyta, para la cual no presentó el formato de solicitud ante la comisión sindical de prestaciones.

EL ENTRAMADO

SinEmbargo llamó a las oficinas de la sección 49 del STPRM en la colonia López Mateos en Cadereyta, pero no obtuvo alguna postura sobre la demanda que ganaron los petroleros.

Las solicitudes que utilizó la dirigencia sindical para gestionar la prestación ante Pemex viene firmada por Carlos Romero Deschamps y dirigido el oficio a Alejandro Cabrera, entonces subdirector de Relaciones Laborales de la petrolera, quien en 2020 fue despedido luego de ser captado en video comiendo con el ex líder sindical.

$!Las solicitudes que utilizó la dirigencia sindical para gestionar la prestación ante Pemex viene firmada por Carlos Romero Deschamps.
Las solicitudes que utilizó la dirigencia sindical para gestionar la prestación ante Pemex viene firmada por Carlos Romero Deschamps. ( )

“Al momento del cambio de administración en Pemex se comenzó a investigar el uso de dinero y de prestaciones a trabajadores. En lugar de hacerse responsables, lo que hicieron fue culpar a los trabajadores. Como el líder sindical tiene el control total de recursos humanos, así lo manejaron. Los comisionados sindicales son los únicos que pueden hacer este trámite de prestaciones para vivienda o becas”, añadió con documentos.

Luego del despido masivo en Pemex, los trabajadores iniciaron una ruta de denuncias por dos vías: en lo laboral (vía la Secretaría del Trabajo y Previsión Social) y administrativo (vía la Secretaría de la Función Pública).

La primera vía demandaba su reinstalación y la segunda la sanción en contra de los funcionarios de Pemex que fueron cómplices del fraude orquestado por el STPRM.

La que avanzó primero fue la administrativa, la Secretaría de la Función Pública (SFP) notificó a los petroleros el 27 de agosto de 2019 que derivado de la queja 2019/Pemex/DE212 analizaría si hubo responsabilidad administrativa por parte de Luisa Fabiola Kernion Hernández, Jefa del Departamento de Personal de Pemex en Cadereyta, a quien denunciaron porque “autorizó depósitos bancarios a las cuentas de los trabajadores, sin que el trabajador haya realizado trámite para recibir dicho depósito, reflejado en la catorcena 24/2018”.

“Al momento del cambio de administración en Pemex se comenzó a investigar el uso de dinero y de prestaciones a trabajadores. En lugar de hacerse responsables, lo que hicieron fue culpar a los trabajadores. Como el líder sindical tiene el control total de recursos humanos, así lo manejaron. Los comisionados sindicales son los únicos que pueden hacer este trámite de prestaciones para vivienda o becas”, añadió con documentos.

Luego del despido masivo en Pemex, los trabajadores iniciaron una ruta de denuncias por dos vías: en lo laboral (vía la Secretaría del Trabajo y Previsión Social) y administrativo (vía la Secretaría de la Función Pública).

La primera vía demandaba su reinstalación y la segunda la sanción en contra de los funcionarios de Pemex que fueron cómplices del fraude orquestado por el STPRM.

La que avanzó primero fue la administrativa, la Secretaría de la Función Pública (SFP) notificó a los petroleros el 27 de agosto de 2019 que derivado de la queja 2019/Pemex/DE212 analizaría si hubo responsabilidad administrativa por parte de Luisa Fabiola Kernion Hernández, Jefa del Departamento de Personal de Pemex en Cadereyta, a quien denunciaron porque “autorizó depósitos bancarios a las cuentas de los trabajadores, sin que el trabajador haya realizado trámite para recibir dicho depósito, reflejado en la catorcena 24/2018”.

La denuncia dirigida a Sandra Aguirre Torres, titular del Área de quejas, denuncias e investigaciones de la SFP, unidad de responsabilidades en Pemex, expone que el 6 y 7 de marzo de 2019 se “amedrentó” a los trabajadores para que firmaran la rescisión del contrato laboral “con personal de seguridad física de Pemex”.

La segunda denuncia, que se presentó ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría del Trabajo en Nuevo León por despido injustificado, avanzó más lento, pero sus plazas en Pemex no se podían ocupar de forma permanente por otras personas mientras estuvieran en litigio jurídico.

Pasaron dos años y siete meses para que uno de los procesos jurídicos concluyera, el que se tiene en Cadereyta, donde 60 trabajadores ganaron la demanda en contra de Pemex y serán reinstalados en sus puestos laborales.

“Fue un esquema de corrupción que manejaron en contubernio el sindicato y Pemex para crear faltas administrativas y despedir injustificadamente, causándole un daño económico a la empresa de millones de pesos que tendrá que pagar en demandas, así como salarios caídos”, dijo Alan Aldape.

CASTIGO A LOS RESPONSABLES

De acuerdo con el capítulo XXI “Becas” de la cláusula 171 del Contrato Colectivo de Trabajo del STPRM, Pemex puede otorgar mil 800 becas anuales para formación académica del petrolero, las cuales entre 2 mil 400 pesos (nivel básico) a 4 mil 369 pesos (nivel superior) mensuales.

Entre los requisitos planteados para solicitar la beca está la de “presentar solicitud por conducto del sindicato”. Cuando la Junta de Conciliación solicitó los supuestos formatos de solicitud firmados por los trabajadores, la respuesta del sindicato fue que se extraviaron.

Los petroleros rescindidos, que llevaban entre 10 y 35 años de antigüedad, decidieron ir a trabajar a Estados Unidos, ser taxistas o vender comida. El cese les quitó el seguro médico para sus familias y el crédito de vivienda cuyos pagos mensuales son de hasta 20 mil pesos.

“Hay compañeros de la tercera edad que durante todo el despedido estuvieron desempleados viviendo de la caridad, así como muchas compañeras con niños con tratamientos de especialistas que se quedaron sin el servicio médico mientras que este señor con su séquito se dedican a hacer obras de beneficencia a los lugareños de Cadereyta, el típico charrismo”, dijo Alan Aldape en referencia al líder sindical de la sección 49, Rafael Ortuño González, conocido como “Faly”.

Ahora los petroleros afectados piden castigo para todos los implicados en el fraude, empezando por el líder sindical de la sección 49 y el ex secretario general Carlos Romero Deschamps.

“El daño moral que causaron fue grande, puesto que la sociedad y el mismo comité local se encargó de difundir información falsa, a todos se nos señaló de haber hecho un fraude”, dijo Aldape.

La denuncia dirigida a Sandra Aguirre Torres, titular del Área de quejas, denuncias e investigaciones de la SFP, unidad de responsabilidades en Pemex, expone que el 6 y 7 de marzo de 2019 se “amedrentó” a los trabajadores para que firmaran la rescisión del contrato laboral “con personal de seguridad física de Pemex”.

La segunda denuncia, que se presentó ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría del Trabajo en Nuevo León por despido injustificado, avanzó más lento, pero sus plazas en Pemex no se podían ocupar de forma permanente por otras personas mientras estuvieran en litigio jurídico.

Pasaron dos años y siete meses para que uno de los procesos jurídicos concluyera, el que se tiene en Cadereyta, donde 60 trabajadores ganaron la demanda en contra de Pemex y serán reinstalados en sus puestos laborales.

“Fue un esquema de corrupción que manejaron en contubernio el sindicato y Pemex para crear faltas administrativas y despedir injustificadamente, causándole un daño económico a la empresa de millones de pesos que tendrá que pagar en demandas, así como salarios caídos”, dijo Alan Aldape.

CASTIGO A LOS RESPONSABLES

De acuerdo con el capítulo XXI “Becas” de la cláusula 171 del Contrato Colectivo de Trabajo del STPRM, Pemex puede otorgar mil 800 becas anuales para formación académica del petrolero, las cuales entre 2 mil 400 pesos (nivel básico) a 4 mil 369 pesos (nivel superior) mensuales.

Entre los requisitos planteados para solicitar la beca está la de “presentar solicitud por conducto del sindicato”. Cuando la Junta de Conciliación solicitó los supuestos formatos de solicitud firmados por los trabajadores, la respuesta del sindicato fue que se extraviaron.

Los petroleros rescindidos, que llevaban entre 10 y 35 años de antigüedad, decidieron ir a trabajar a Estados Unidos, ser taxistas o vender comida. El cese les quitó el seguro médico para sus familias y el crédito de vivienda cuyos pagos mensuales son de hasta 20 mil pesos.

“Hay compañeros de la tercera edad que durante todo el despedido estuvieron desempleados viviendo de la caridad, así como muchas compañeras con niños con tratamientos de especialistas que se quedaron sin el servicio médico mientras que este señor con su séquito se dedican a hacer obras de beneficencia a los lugareños de Cadereyta, el típico charrismo”, dijo Alan Aldape en referencia al líder sindical de la sección 49, Rafael Ortuño González, conocido como “Faly”.

Ahora los petroleros afectados piden castigo para todos los implicados en el fraude, empezando por el líder sindical de la sección 49 y el ex secretario general Carlos Romero Deschamps.

“El daño moral que causaron fue grande, puesto que la sociedad y el mismo comité local se encargó de difundir información falsa, a todos se nos señaló de haber hecho un fraude”, dijo Aldape.

Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play