|
""

"Sirenas: la depredación avalada de las mujeres en México"

"Con una serie de fotografías de las míticas mujeres-pescado en contextos urbanos, un grupo de artistas e investigadores busca concientizar sobre la cosificación de las mujeres que deriva en los feminicidios"
17/01/2021

Pie de Página

Texto: Lizbeth Álvarez Martínez

Fotos: Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes

“¿Por qué no me habría de doler lo que está pasando con los feminicidios si es un problema social, en donde todos estamos involucrados, en donde todos lo estamos viendo? Nos estamos dando cuenta de cosas horribles”, cuestiona el artista Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes.

En entrevista, el fotógrafo indica que con su trabajo en el Proyecto Sirenas, integrado por trece imágenes que reflejan las violencias que viven las mujeres, busca concientizar y crear un panorama de la situación actual de las mujeres en México, la cual conoce muy bien.

“La violencia en escalada nos lleva hacia el feminicidio, y los feminicidios están al tope en el lugar donde yo vivo, en el Estado de México, Nezahualcóyotl. Al lado de mí está Ecatepec. Es una zona conflictiva”. Ambos municipios concentran altas cifras de feminicidios. El Estado de México es la entidad mexicana con más feminicidios, de enero a noviembre, al registrar 132, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Pablo Tonatiuh Álvarez recuerda cómo un día encontraron 6 mil restos óseos, cuando drenaron el Río de los Remedios para poner la tubería. “El gobierno del estado dijo que la mayoría eran de animales. Esa fue su manera de deslindarse del porqué habían encontrado tantos huesos…”.

Un referente más para documentar su trabajo y elaborar las composiciones de corte surrealista, a través de la técnica de Tableu Vivant, fue el libro de La fosa de agua: Desapariciones y feminicidios en el río de los Remedios, de Lydiette Carrión.

¿Por qué representar sus fotografías con figuras de sirenas?, se le cuestiona. Una sirena es un ser mítico. Icónicamente, explica, la sirena en el arte siempre se ha hecho para representar la maldad de la mujer.

“El hecho de vivir una violencia tan continua todo el día hace que cuando ves la foto y ves a una mujer que es una sirena, en este contexto, inmediatamente hay una relación de entender de qué estás hablando en el trasfondo”, añade.

En esta serie, cada fotografía plasma diferentes tipos de violencia. Se trata de temas muy delicados, donde más que mostrar escenas gráficas de los maltratos que sufre la mujer, busca que quienes las vean no se volteen al asombrarse con escenas explícitas, sino que se den el tiempo de observar y reflexionar sobre el mensaje que trae cada imagen y, con ello, crear una conciencia social.

“Cuando las mujeres han visto la foto de manera digital, inmediatamente perciben un acto de violencia. El objetivo del proyecto es que, en una primera instancia, la comunidad masculina, cuando viera las fotografías, no supiera exactamente de qué estábamos hablando, y tuviera que hacer un esfuerzo de visualizar la obra, de mirar los detalles para darse cuenta…”, expresa.

Álvarez Reyes dice estar consciente de que no es lo mismo ser mujer que ser hombre, a cada minuto del día: “Yo salgo y quizá me tengo que preocupar de que no me roben, de algún enfrentamiento. Ser mujer es completamente distinto, desde que entras a un lugar de cómo estás vestida, de cómo te miran los hombres”.

El fotógrafo, director, guionista y editor es egresado de la licenciatura de Periodismo y Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Estudió cine en la Asociación Mexicana de Cineastas Independientes y guionismo en el Centro de Capacitación Cinematográfica luego de ver la multipremiada Amores perros. “Quiero expresar todas las cosas que yo estoy viviendo y que pienso sobre la humanidad, de lo que tiene que ser la humanidad, pero a través del cine”, apuntó.

“Siempre tengo esa cosa en la cabeza. De qué manera podemos hacer un cambio significativo en la sociedad a través de lo que hacemos”, reflexionó el también autor de la serie performance #PosMeSalto y «Sin Olvido».

Para el artista visual, el arte tiene una función social; sin embargo, “a veces va en contra del estatus el statu quo. Pocas veces el arte contestatario va estar financiado por las instituciones”. En su caso, ha recibido apoyos de manera individual, más que institucional.