El reto legislativo

    Con dos poderes emanados de un mismo partido, la responsabilidad es más alta, dadas las expectativas de dar respuesta a los gobernados: desde quien habita en las colonias populares hasta quienes dirigen negocios y empresas.

    Morena vuelve a ser el grupo parlamentario mayoritario en el Congreso de Sinaloa. Justo la mitad de todos los integrantes del Poder Legislativo local que requerirá de alianzas para poder impulsar cambios en las leyes locales y también, para una vigilancia más eficaz en el uso de los recursos públicos.

    Sin embargo, si hay algo que Morena comparte en Sinaloa es que también será titular del Poder Ejecutivo, con un Gobernador, Rubén Rocha Moya, que tendrá, al menos en la primera mitad de su mandato, las condiciones para gobernar como disponga.

    Y eso no significa que el compromiso para hacerlo bien sea menor. Al contrario, con dos poderes emanados de un mismo partido, la responsabilidad es más alta, dadas las expectativas de dar respuesta a los gobernados: desde quien habita en las colonias populares hasta quienes dirigen negocios y empresas.

    Sinaloa requiere de un marco legal más refinado, que dé más certezas jurídicas a quien decide invertir, que dé la seguridad a quien busca que se haga justicia, que dé bienestar a quien ha vivido en la desigualdad, que dé la obligación de rendir cuentas a quienes gobiernan y que dé el acceso a las cuentas a quien demande transparencia.

    Y para eso y más, está un Poder Legislativo que deberá responder a esas expectativas, además de acompañar al Gobernador en turno.

    Para lograrlo, está claro, no podrá hacerlo solo y se necesitan construir las alianzas que aseguren que las decisiones que se tomen serán lo mejor para Sinaloa.

    Y en ese sentido, también deberá ser el compromiso del Gobernador Rubén Rocha Moya. Están las condiciones dadas para impulsar la transformación, si eso es lo que quiere, pero logrando cambios positivos para la comunidad de Sinaloa.

    El ejercicio del poder que se avizora en Sinaloa está dado para que se ejerza de manera total, pero eso no debería significar que se cuente con una carta abierta para gobernar respondiendo a caprichos.

    Al contrario, la forma en cómo se han configurado los poderes en Sinaloa están dados para que sin pretexto, quienes gobiernen, den respuesta a lo que la sociedad sinaloense está esperando: un estado más seguro, más educado, más justo, más equitativo, más productivo y más próspero.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play