Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
IN MEMORIAM
Jesús Kumate, el doctor que salvó a los angelitos
Su vocación médica nació detrás del mostrador de la tienda de abarrotes de su padre, en su pueblo natal, El Recodo
Dantiela Mendoza
07/05/2018 | 7:59 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

En su temprana infancia, Jesús Kumate Rodríguez veía con frecuencia cómo pequeños grupos de personas llegaban a la Iglesia cargando una cajita forrada de fina tela blanca. Era una escena común, sobre todo en época de calor.

Un día su curiosidad lo rebasó y le preguntó a su padre qué era esa cajita blanca que la gente llevaba cargando y por qué siempre salían llorando de la iglesia. Su padre, don Efrén Kumate, un migrante japonés, le respondió con parquedad: “Es un angelito”.

Su casa estaba junto al templo de la Virgen de la Santa Cruz, de El Recodo, y frente a la plazuela, era también la tienda de abarrotes de la comunidad. Por ubicación y giro, todas las noticias llegaban ahí sin buscarlas y siempre se veía el pasar de “los angelitos”.

Con el tiempo, Jesús lo entendió todo: “los angelitos” eran realmente niños de meses de nacidos o menos de tres años de edad, que morían de enfermedades como diarrea o calenturas muy fuertes, y como aún eran inocentes, sin pecado, la gente los llamaba así. Cada cajita blanca que había visto pasar frente a su casa era realmente un niño muerto.

Eran principios de la década de 1930, en El Recodo no había doctor y la mayoría de la gente no tenía dinero para trasladarse hasta el puerto de Mazatlán para recibir atención médica, de modo que si alguien se enfermaba, para curarlo había dos posibilidades: usar remedios caseros o que alguien los trajera a Mazatlán, cosa que rara vez se podía, pues había el otro obstáculo, la falta de dinero para pagar el servicio.

Y fue así como Jesús Kumate decidió su vocación, esa que lo llevaría a ocupar el más alto cargo público que un médico mexicano puede ocupar en el País: ser Secretario de Salud, desde donde literalmente libró una lucha titánica para evitar que hubiera más “angelitos” debido a enfermedades que hoy son tan fáciles de tratar, como la diarrea.

En la página oficial de la Fundación IMSS se encuentra una semblanza que recoge estas palabras del científico sinaloense: “Cuando tuve noción de lo que era la carrera, para mí no hubo duda de que si yo pudiera estudiar, sería médico”.

Pese a que quedó huérfano a los 12 años de edad, Jesús Kumate Rodríguez tuvo la oportunidad de realizar ese anhelo. Su madre, la maestra Josefina Rodríguez, reconoció en el hijo la entereza que los estudios exigen y lo apoyó en todo.

En Mazatlán hizo parte de la primaria, la secundaria, y al terminar la preparatoria ya no había en el puerto más futuro. Así, aún bajo la presión social que había en esa época contra las personas de ascendencia asiática, se fue a Ciudad de México.

Al egresar de la Escuela Médico Militar como médico cirujano, estudió Químico Biólogo Parasitólogo en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politénico Nacional, y también Infectología Pediátrica, especialidades que definieron su quehacer médico.

Durante el siglo pasado, en México, las enfermedades infecto-contagiosas fueron catastróficas: más de la mitad de la población moría antes de los 15 años por su causa; hacia 1940 se reportaban hasta 2 millones de enfermos de paludismo y más de 5 mil niños morían cada año antes de los cinco años por sarampión, tosferina, tétanos, difteria, diarreas, poliomielitis y enfermedades del pulmón.

Estas cifras fueron abatidas, incluso llevadas a tasa 0, con la implementación del Programa de Vacunación Universal, dirigido a los niños, y la realización de campañas para el control de enfermedades como el paludismo, la diarrea, la cisticersosis y la lepra, actividades desarrolladas por el doctor Kumate Rodríguez desde los cargos públicos que ocupó en diferentes instituciones y dependencias, la mayoría de ellas aún vigentes.

 

PERFIL

Jesús Kumate Rodríguez

Secretario de Salud en el sexenio 1988-1994.

Miembro del Consejo Consultivo de la Unicef en México.

Presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Miembro distinguido del Colegio Nacional.

Miembros del Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud.

Presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud.

Fundador del Colegio de Sinaloa.

Catedrático en la UNAM.

Miembro de la Escuela Médico Militar y del IPN.

Perteneció al Sistema Nacional de Investigadores de la SEP.

Miembro del Comité de Expertos en Inmunología de la OMS.

Fue Asesor del director general del IMSS.

Asesor de la Academia Nacional de Medicina.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades