Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
TEMEN NUEVA CRISIS HUMANITARIA
Resurgen desplazamientos forzados en la sierra del sur de Sinaloa
No sólo en Concordia sino en La Rastra, Rosario, se han reportado nuevos éxodos de familias a causa de la acción de grupos armados
Noroeste / Redacción
30/05/2018 | 8:35 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

A pesar de que las autoridades habían asegurado que la tranquilidad había vuelto a la sierra de Concordia, los hechos violentos de los últimos días han mostrado una realidad muy diferente.

A casi un año de la oleada de desplazamientos masivos en esa región, la gente de nuevo tiene que salir huyendo de sus comunidades ante amenazas de grupos armados, que se disputan el territorio para extorsionar y controlar las actividades del crimen.

Luego de que el pasado 22 de mayo asesinaran a cuatro personas en el pueblo minero de Pánuco, Concordia, por lo menos trece familias se han salido por la fuerza: seis la semana pasada; y este martes, a siete familias más se les cumplió el plazo que les habían puesto los maleantes para que abandonaran el lugar, denunciaron activistas del Movimiento Amplio Social Sinaloense (MASS), que temen una nueva crisis humanitaria por el regreso de la migración forzada.

Y esto porque no solamente han documentado los casos de Concordia, sino que en este mes también se registró el desplazamiento de seis familias de la comunidad de La Rastra, en el municipio de Rosario, que fueron expulsadas por gente armada que ocupó sus viviendas y les impide regresar, revelaron durante una reunión con desplazados para anunciar apoyos sociales.

Viven con temor familias desplazadas

Caras tristes se observaban en la reunión con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, la cual tuvo lugar en el comedor comunitario de la colonia Urías al sur de esta ciudad, con personas que han sido amedrentadas por los grupos del crimen allá en la sierra y se han asentado en este puerto, principalmente en colonias de la periferia e invasiones.

Era una treintena de personas, la mayoría mujeres con sus niños. Entre ellas, se encontraban familiares de las personas recién ultimadas a balazos, quienes con los ojos llorosos escucharon a los funcionarios, pero no se atrevieron a decir una palabra. Entre los desplazados, prevalecía el silencio. Sólo algunas mujeres entraron a una oficina a hablar de su situación en privado; dos alzaron la voz para desmentir que había seguridad en la zona serrana.

La intención del encuentro era informar a la gente que podían hacer uso de los 12 comedores comunitarios del municipio, que ofrecen desayunos y comidas a un costo de diez pesos para ayudar a grupos vulnerables. Hasta ahí acudió el director de participación comunitaria, Jorge Omar Inzunza. Pero lo que afloró fueron denuncias.

Nueva crisis: urge vivienda, advierte el MASS

Miguel Ángel Gutiérrez, integrante del MASS, dijo que tienen registradas 337 familias que han sido desplazadas forzadamente, en su mayoría de la sierra de Concordia, a partir del año pasado.

“Lo que tememos es una crisis de desplazamientos, pues estamos viendo que para esta gente ya no es posible regresar y se les tiene que resolver su derecho a la vivienda, es lo más urgente, porque es muy difícil que resuelvan lo de la seguridad”, lamentó.

Del mismo movimiento, Miguel Ángel Ramírez Jardines expuso que los apoyos sociales de Gobierno del Estado ayudan de momento, pero no resuelven el problema de fondo, que es el arraigo de la violencia en la región.

De igual forma, el MASS puso en duda la versión oficial de que fueron cuatro bajas el 22 de mayo, puesto que testimonios directos indican que por lo menos fallecieron 12 personas. Otras siete habrían muerto en diversos hechos en la misma zona.

Mujeres que pidieron el anonimato comentaron, en entrevista, que ya no piensan regresar a sus pueblos porque la violencia continúa y no quieren que sus hijos sean reclutados por los delincuentes.

Por lo pronto viven de renta, hacinados, con familiares, trabajando en lo que se pueda... Con la incertidumbre de que en cualquier momento les pidan salir de nuevo de sus casas provisionales.

 

CRONOLOGÍA

22 DE MAYO

Cuatro personas, al parecer de oficio minero, fueron asesinadas a balazos en un camino vecinal cerca del poblado de Pánuco, en Concordia. Extraoficialmente se dijo que viajaban en una camioneta Nissan Frontiher cuatro puertas color dorada, donde fueron encontrados asesinados por armas de fuego tipo AK-47 denominadas "cuerno de chivo".

 

28 DE MAYO

Siete familias tienen que salir de Pánuco, porque los delincuentes les pusieron este día de plazo para que se fueran del pueblo. Ante lo cual, pidieron ayuda del Ejército ya que no confiaban en la policía local. Trascendió que salieron acompañados de militares.

 

CONTEXTO:

Entre julio y agosto de 2017, se desplazaron personas de manera forzada de las comunidades de:

El Coco, Copala, El Cuantantal, parte de Pánuco, La Petaca, Potrerillos, Santa Catarina, Santa Lucía, La Mesa del Carrizal, La Capilla del Taste, Los Cerritos, Chirimoyos, La Guásima, Los Naranjos, Palmillas, Cuauhtémoc, La Guayabera y Chupaderos.

-Aunque un alto porcentaje había regresado motivados por los apoyos sociales de Gobierno del Estado, se esperan nuevos desplazamientos forzados a raíz de los últimos hechos violentos.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades