Te quedan articulos gratis este mes
|
Teatro

Arranca Escena Mazatlán con un performance

Se presenta ‘Cenizas en el Teatro Ángela Peralta como parte del Festival

El texto que guía la palabra hablada sobre un escenario es esencial para definir al teatro, el hecho escénico que inauguró la noche del martes Escena Mazatlán fue Cenizas, un espectáculo en donde la imagen proyectada y la presencia de una actriz, Katheen Tamayo, determinan la propuesta sobre la muerte que el creador de la obra, Luis Ibar, ofreció al público, se puede decir que es un performance.

La palabra está prácticamente ausente en la obra, el elemento visual que atrapa la atención del público, durante toda la obra, son la proyección de videos que acompañan contundentemente a la actriz que está haciendo eco de lo que se exhibe en la pantalla.

La obra está construida con una serie de fragmentos que forman, cada uno, una unidad separada temática y musicalmente de todos los demás, lo único que aparentemente los une es el concepto de la muerte, aunque la gran cantidad de signos que pueblan cada parte confunden la interpretación del espectador que no acierta a definir el tema que los creadores proponen.

$!La actriz Katheen Tamayo, durante la presentación de la obra.
La actriz Katheen Tamayo, durante la presentación de la obra. ( )

Una estética surrealista define la puesta en escena, la atmósfera de ritual está todo el tiempo presente, los elementos que rodean las escenas, piedras, tejidos , encajes, lodo, ramas, escenas de naturaleza, caracoles de tierra adornan a la actriz Katheen Tamayo, que es la imagen que domina tanto en lo virtual de la proyección como en las escenas en vivo.

La narrativa surrealista de las imágenes definen la falta de una coherencia narrativa porque en los sueños, de donde se nutre esencialmente esta corriente estética, así se desarrollan. Este elemento onírico enriqueció las artes escénicas de la segunda mitad del Siglo 20.

En teatro lo desarrolló magistralmente Grotowsky, Bertolt Brecht, entre otros, en danza Martha Graham y Pina Bauch, hasta la escena operística se vio enriquecida con estos elementos; en Mazatlán, las obras de Delfos Danza Contemporánea, a lo largo de 20 años, instruyeron y sensibilizaron al público local con esas propuestas, por lo tanto, una buena parte de los porteños están familiarizados con la utilización de esos elementos en las artes escénicas.

Los creadores, a lo largo de la segunda mitad del Siglo 20, que han utilizado estos elementos, lograron crear códigos de comunicación con el público que permiten una lectura de las obras.

Cenizas está permeado por este principio surrealista, sin lograr crear un entramado de significados que puedan guiar y conectar al público con el hecho escénico, la obra cargada de imágenes interesantes se queda en un hecho visual, dejando a un lado lo emocional, aunque su intención sea otra.

Esta misma diversidad también define la música, siempre presente durante todo el espectáculo, algunos fragmentos están ambientados sonoramente con el Requiem de Mozart, otro con La llorona, se escuchó un Gospel, también estuvo presente una canción de Chavela Vargas, rock y música electrónica entre otros.

Se mencionó que Cenizas es teatro físico, pero le falta contundencia, fuerza en los movimientos, acentos. Esta manera de estar en un foro demanda destreza extrema para mover el cuerpo, movimientos precisos, contundentes para recrear con el cuerpo el drama de la vida o de la muerte, en esta obra no se siente lo rotundo de este elemento.

$!La obra creación de Luis Ibar ofreció al público un performance.
La obra creación de Luis Ibar ofreció al público un performance. ( )

La protagonista Katheen Tamayo mencionó en entrevista que la dramaturgia de la obra fue creada por Luis Ibar y que está dedicada a la chamana que estuvo presente en su vida y que falleció.

Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play