|
PANDEMIA

Raymundo, delicado por el Covid-19, agoniza en la camioneta, mientras su hermano busca que lo atiendan en el IMSS de Mazatlán

A más de 33 grados, está Raymundo sin fuerzas, le cuesta respirar, y su hermano Fernando pide a los médicos que lo canalicen, pero no pueden darle socorro porque no hay camas disponibles

“Traigo a mi hermano para que me lo atiendan”, dice desesperado Fernando Gurrola Peña, a una de las trabajadoras del Instituto Mexicano del Seguro Social. Ella le dice que se calme, que están viendo...

El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste, para seguir leyendo registrese o inicie sesión
Inicia sesión con:
o introduce
¿Olvidaste la contraseña?