Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
ASESINATO DE JAVIER VALDEZ
'Saca' Javier Valdez a cientos a protestar
En una concentración espontánea, convocada a través de redes sociales, periodistas, estudiantes, líderes, empresarios, unen sus voces y prenden veladoras, exigiendo al Gobierno no más impunidad
José Alfredo Beltrán
23/05/2017
Marcar como favorita
Foto: Roberto Armenta

Javier Valdez Cárdenas vive. Se hizo presente ayer en cada cada latido, cada voz, cada grito.

En cada pancarta, como ésa, lapidaria, que señalaba a quien presuntamente le segó la vida: "A Javier lo asesinó el narcogobierno".

También en cada una de las veladoras que ciudadanos encendieron en las escalinatas de la Catedral de Culiacán, para estallar el hartazgo, exigir un no más impunidad, a una semana de su crimen.

A las 18:00 horas ya artistas locales iniciaban un homenaje, no programado, con La Danza del Venado, de Leonardo Yáñez. Luego vendría la lectura de poemas, de extractos de sus libros y entrevistas, así como una carta de reclamo del abogado Berzaí Osuna al Gobernador Quirino Ordaz Coppel.

"¡Carajo! ¿Cómo se lo decimos para que nos entienda? Javier ¡No debió morir!", exclamó.

"¡Justicia, justicia!", fue la voz que retumbó por más de dos horas, en una manifestación espontánea, sin líderes, sin logos, convocada por periodistas a través de redes sociales.

Aquí, en este mismo lugar, donde incontables ocasiones el co fundador del semanario Riodoce y corresponsal de La Jornada alzara la voz, junto con otros periodistas, en contra de homicidios y agresiones a este gremio.

Justo aquí, Valdez realizó su última protesta aquel 30 de marzo, a raíz del crimen de Miroslava Breach, en Chihuahua.

Y ahora, de nuevo, estaba presente aquí, con sus libros, en su voz que se escuchó a través de una grabadora y sus sentencias, escritas en pancartas: "Que nos maten a todos si esta es la condena de muerte por reportear este infierno".

Culiacán mostró ayer su herida abierta, con el rostro de Javier Valdez en las manos, los brazos, de cientos.

Por la mañana un grupo de veinte reporteros protestó afuera de la Fiscalía General. Por la tarde, la indignación se desbordó en una confluencia lo mismo periodistas, que estudiantes, líderes sociales, empresarios y ciudadanos en general, que por más de dos horas, le lloraron.

Al lugar llegaron su esposa, Griselda Triana, y sus hijos Francisco y Tania, quien se sumó al encendido de veladoras.

A nombre de los periodistas Alejandro Sicairos advirtió que no se claudica en la lucha, la cual seguirá, hasta que las fiscalías den resultados.

Ya caída la noche, decenas cerraron la Avenida Álvaro Obregón, la principal arteria de la ciudad, con el mismo grito: "¡Justicia, justicia, justicia!"....

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades