|
Festejos

‘El dibujo fue para Héctor Xavier su manera de expresión’

El Museo de Arte de Sinaloa inicia su celebración del 30 aniversario con la magna exposición Cien años de uno de los representantes más importantes de la Ruptura en México

El dibujo fue para el artista Héctor Xavier una búsqueda, una experimentación y su manera de expresión y la idea de la exposición Centenario, que se inaugurará este viernes 24, a las 19:00 horas, en el Museo de Arte de Sinaloa, es mostrar justamente eso.

La muestra, que también marca el inicio de las celebraciones del 30 aniversario del Masin, fue curada por Miriam Kaiser, gestora cultural, con una amplia trayectoria museística en México, quien fue además esposa del artista por más de 18 años.

Celebrar en Culiacán, el centenario de uno de los precursores del movimiento de La Ruptura en México, con esta exposición que reúne alrededor de 70 obras, es especialmente emocionante para Kaiser, quien participó en la creación del Museo de Arte de Sinaloa.

“Es algo muy lindo, es como cerrar un círculo, estar aquí en este estado que tan bien me acogió”, expresa.

Esta exposición es un homenaje a la vida y obra de Héctor Xavier, narrada a través de una meticulosa selección de dibujos, tintas, puntas de plata, notas de archivo, entre otros elementos.

$!‘El dibujo fue para Héctor Xavier su manera de expresión’

“Esto surgió porque al señor se le ocurrió haber nacido hace 100 años y por unas circunstancias que no voy a comentar, pero su obra está desaparecida, conocemos su obra, pero no sabemos dónde está, entonces dije, ‘una de las últimas cosas que voy a hacer en la vida será celebrar los 100 años de su nacimiento’, porque como pretexto es buen motivo para recordar a un artista del que ya nadie se acuerda, hablo de las instituciones que deberían recordarlo”, comenta Kaiser.

Desde hace dos años está trabajando en este proyecto, que ha contado con el apoyo de Dabi Xavier, la menor de sus cinco hijos, que es investigadora, se ha enfocado en buscar archivos sobre su padre.

“Ella, que fue la que menos convivió con él y es la que está muy interesada”.

Kaiser recordó que hace 30 años, la familia Labastida adquirió obra de varios artistas para hacer la Colección del Masin, entre la que se encuentran 14 obras de Héctor Xavier, que fue otro de los motivos para pensar en hacer aquí la exposición.

$!‘El dibujo fue para Héctor Xavier su manera de expresión’

“Se conjuntaron los astros, se alinearon y dio la casualidad de que estábamos de celebraciones el mismo año en el museo”.

Su idea fue que la exposición hable del dibujo.

“Del arte del dibujo, que no mucha gente toma el dibujo como un fin, sino que por lo regular es un medio para realizar una obra de pintura, mural, que siempre del dibujo aprenden a hacer bocetos..., el dibujo fue para Héctor Xavier una experimentación y su manera de expresión”, asegura.

En la muestra, añade, privilegia los motivos y los temas que al artista le gustaba trabajar, como una galería de retratos de hombres y mujeres ilustres.

“Hay un retrato de José Emilio Pacheco muy chavito, no era nomás por hacer el retrato, sino que como que veía un gran prospecto y tenemos la enorme gentileza de Cristina Pacheco de haber dejado salir ese dibujo me dijo: ‘Miriam, nunca me he desprendido del retrato de José Emilio’, yo traté de ubicar obra y luego la gentileza de los coleccionistas que nos las prestaron, él fue amigo de escritores, poetas, bailarines, dramaturgos y pocos artistas”.

Kaiser destacó que más allá de los alrededor de 20 años de convivir con él y de que sea el padre de sus hijos, Héctor Xavier fue uno de sus grandes maestros.

$!‘El dibujo fue para Héctor Xavier su manera de expresión’

“Me llevó frente a los murales, me los enseñaba, me los explicaba, luego entré a trabajar a una galería de arte, pero siempre me daba clases. Así fui entrando en este medio y aprendiendo de él, claro que me decía que yo no me sabía ni pintar las cejas, ‘no, tú te las pintas como si trajeras guantes de box’, me decía”.

Tenía sentido del humor, reconoce.

“Era un hombre con un gran sentido del humor, muy sarcástico, venenoso, malvado, como muchos de los que están aquí arriba de los escritores”, dice en tono de broma, refiriéndose a los autores de los libros que están en la Biblioteca del Masin, donde se lleva a cabo la entrevista.

Lo conoció a finales de los años 50, en una galería, viendo precisamente cuadros de él.

“Fue como un flechazo, digo, ni modo, debió ser principios del 58 y nos echamos ojitos y fue cuando se dio cuenta que de arte yo no tenía idea”, recordó.

“Había una librería francesa en México, estaba una señora a cargo, tenía una mesa, butacas y libros de arte abiertos para que uno fuera a visitarlo y ahí me llevaba Héctor en vez de llevarme a comer, porque éramos muy pobres y me explicaba de muchos artistas europeos, japoneses, chinos y nos pasábamos las horas ahí”.

$!Miriam H. Curadora masin.
Miriam H. Curadora masin. ( )

Se casaron en 1964, tuvieron cinco hijos y vivieron juntos por aproximadamente 18 años.

Kaiser recordó aquel año previo a la inauguración del Museo de Arte de Sinaloa, cuando venía todos los sábados a Culiacán a trabajar.

“Fue durante poco menos de un año, venía los sábados a chambear, tomaba el avión de las 7 de la mañana, nos metíamos al Woolworth a tomar un café... Trabajaba todo el día y me iba en el avión de las 5 de la tarde, a veces me quedaba hasta el domingo o lunes, pero por lo general era solo los sábados”, compartió.

“El arquitecto venía de Baja California, aquí nos encontrábamos, lo malo era cuando alguno de los constructores metían la mano, una vez en la Sala de Joyas (hoy Sala de la Colección Isic- Masin), veo una instalación de iluminación que estaban probando y era un alambrerío... y naranjas”.

A 30 años de distancia, en medio de una pandemia que parece no tener fin y que ha dejado a los museos con poco movimiento, Kaiser recuerda que se sacrificó como cualquier mamá para estar acá todos los sábados.

“A veces sábados y domingos y aquí estuve, pero fascinada y sigo contenta de que esto siga y como sigue, les tengo confianza, sé que van muy bien. Estoy fascinada y agradecida de que aceptaron mi trabajo y que les ha funcionado”.

A la exposición Centenario, de Héctor Xavier, le acompañarán una serie de actividades colaterales, de las cuales se informará en su momento.

Alejandra Larrondo, directora del Masin, adelantó que le gustaría organizar una charla con Dabi Xavier y con Miriam Kaiser, porque Dabi está relacionada con el tema curatorial por el archivo que posee y que ha revisado a lo largo del tiempo, tanto como hija del artista y como investigadora.

Instagram

Sobre los retos que ahora enfrentan los museos, luego de una pandemia tan larga, Kaiser aseguró que esa es otra historia.

“Así como los chavos ahora no quieren leer, no quieren hablar por teléfono, con la pandemia van a cambiar muchos paradigmas y creo que el ICOM, que es el Consejo Internacional de Museos de la Unesco, ya lo está estudiando de qué manera”, dice.

“No va a desaparecer un Museo Del Prado, un Museo Británico, un Louvre o el de Antropología de México, no, pero sí va a tener que ser bajo otros parámetros y esto ya es motivo de estudio de los que se encargan de esto”.

Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Suscríbete y ayudanos a seguir
formando ciudadanos.

Suscríbete
Artículo disponible solo para lectores registrados
Periodismo ético, profesional y útil para ti.

Sé parte de nuestra comunidad.

Regístrate gratis
Descarga gratis nuestra App
Download on the App Store    Disponible en Google Play