Te quedan articulos gratis este mes
|
Literatura

La novela negra debe estar en evolución, asegura el escritor Élmer Mendoza

Élmer Mendoza presenta su más reciente novela Ella entró por la ventana del baño en el Festival Internacional Universitario de la Cultura; la comenta Elizabeth Moreno

El estar en casa, por la pandemia, dio al escritor Élmer Mendoza un acercamiento más profundo a su novela Ella entró por la ventana del baño, cuidar cada uno de los aspectos que le interesaban, como la trama, las voces.

“La literatura está sujeta a evolución, pero la que siempre tiene que estar en evolución e s la literatura negra, porque si hemos conseguido darle un estatus de arte, los lectores todavía no nos creen mucho”, apuntó.

Al presentar su más reciente novela, la sexta de la saga del detective Édgar El Zurdo Mendieta, en el Festival Universitario de la Cultura, el escritor sinaloense destacó la importancia de que se lean novelas.

“Y que bueno que sean las mías, que vean que hay mucho trabajo, mucha seriedad, aspectos minuciosamente desarrollados, de tal suerte que puedan funcionar”.

La presentación se llevó a cabo en línea y con los comentarios de la académica Elizabeth Moreno Rojas, directora de Editorial UAS.

Compartió su experiencia lectora y dijo que ella ha presentado todas las novelas de la saga del Zurdo, por lo que no podía faltar a esta cita para comentar y platicar con este el narrador que es un orgullo para la universidad.

“’Élmer es un escritor muy maduro, con una voluntad de hacer las cosas bien, de pulir y narrar cada vez mejor y esto se nota en ‘Ella entró por la ventana del baño’, que es la sexta novela de la saga del zurdo, que comenzó en 2008 con Balas de plata, luego La prueba del ácido, Nombre de perro, Besar al detective y Asesinato en el parque Sinaloa”.

De la sexta novela de la saga que se ha traducido a idiomas como inglés, francés, portugués, italiano, alemán, griego y ruso, comentó que le llamó la atención el título.

“Cuando uno lee la trama se da cuenta que es una canción de Los Beatles y vamos a ver en toda la novela que los personajes van a estar escuchando, sobre todo Mendieta, una y otra vez el CD con la canción número 13”, señaló Moreno.

“También me llama la atención cómo el detective reflexiona en torno a la canción, se vuelve como un leitmotiv, un asunto que se repite y va uniendo toda la trama de la novela, aparece repetidamente como un tópico, te va llevando a un desenlace y también tiene que ver con un hecho real en este universo literario”.

La funcionaria señaló que le gustó la conjunción de voces narrativas porque cada voz tiene diferentes perspectivas y aporta algo distinto a la narración, de manera que es una novela polifónica, contada en dos planos, bien trabajada y muy original.

Élmer Mendoza recordó que la canción la conoció hace muchos años y siempre la tuvo en mente, hasta que pudo concretar la idea para esta novela.

$!La novela negra debe estar en evolución, asegura el escritor Élmer Mendoza

Comentó que lo que quiere es crear una literatura bien hecha y en esta novela cuenta dos historias distintas que no pueden ir juntas, tenía que dar cuerpo verdadero a cada historia.

“La emoción que experimento como autor, volver para no perder la objetividad de lo que quiero lograr, siempre estoy intentando lograr una obra maestra, eso no se sabe... como tampoco puedes saber si va a ser best seller, no se sabe, es un albur”, apuntó.

“Pero escribir una novela no puede ser un albur, uno debe tomar decisiones precisas, se supone que uno lee novelas, sabe cómo se trabaja, qué se puede conseguir, hay una parte intuitiva que tiene que ver con las esferas emotivas, pero armarlo, dejar todas las posibilidades para que los lectores puedan experimentar algo, es trabajo y más trabajo”.

Durante la presentación, que se llevó a cabo en línea, a través de Facebook Live, los lectores que se conectaron desde distintas ciudades del país mandaban saludos, comentarios y preguntas que Moreno leía.

Mendoza habló de los personajes, sus nombres, el apodo del Siciliano, que eligió de último momento, luego de un viaje a Italia, para dar una conferencia en Nápoles.

“Abajo de Nápoles está Sicilia y comiendo dije le voy a cambiar el apodo, eso fue en 2019, antes de la pandemia, el apodo se ajustaba a lo que estaba haciendo pues era un tipo que se atrevía a todo, que no le importa, tiene una historia negra, no hay nada que se le pueda obstaculizar”.

En ese sentido, compartió, siempre busca la musicalidad de los nombres y apodos, pues todo tiene que ajustarse a un ritmo narrativo y al discurso.

$!La novela negra debe estar en evolución, asegura el escritor Élmer Mendoza